La Esme que los parió

Hoy he tenido el placer, por llamarlo de alguna manera, de conocer a los hijos de mi amiga Esmeralda. Vaya par de glorias benditas. La hija, que obedece al nombre de Anais (o más bien desobedece) es de la tribu urbana de los góticos y da pena verla. El hijo, que responde al nombre de Jonás, se ha apuntao a los Emos y da más pena, si cabe, que su hermana. La muchacha va toda de negro con los ojos y los labios como amorataos y el pelo largo lo mismito que una bruja,unas faldas hasta los pies y las uñas también de negro. Hablar no habló pero de vez en cuando nos miraba y como si fuéramos nosotras los adefesios en vez de ella, le daban ataques de risa nerviosa que terminaban en toses. El chico iba con un flequillo todo de medio lado tapándole un ojo y se le veía tan flaco y tan triste que me dieron ganas de darle un bocadillo de chorizo a ver si se reanimaba.

Dice su madre que no hay que hacerles mucho caso, que es la edad y que ya se les pasará aunque a veces no puede dormir pensando que se quedan así para siempre. Pobre Esme, la pena que me da. Si os digo la verdad se me han quitado por completo las ganas de tener hijos, mira que si nos ponemos el Toni y yo, con toda nuestra ilusión, todas nuestras esperanzas y todos nuestros desvelos y nos sale un espantajo como esos. No, si de pequeños eran muy monos, va y me dice la Esme como para justificarsre.

Que nos des dinero, suelta la gótica y al hablar veo que mastica un chicle negro. El emo va y alarga la mano como si fuera un pobre pero no se manifiesta porque, al parecer, los de su tribu siempre están con depresión y hablan entre poco y nada. Además tanto al uno como a la otra les molesta la luz del día y prefieren vivir en cuartos oscuros y salir sólo de noche. La Esme dice que hay que tener paciencia y memoria, que todos hemos hecho tonterías. Lo que ella quiera pero yo, a la edad de esos dos, ya andaba trabajando y no me daba por lo siniestro.

La Esme les soltó unos billetitos no les fuera a dar por hacer algo malo para conseguirlos, ese es su miedo y del mismo se aprovechan y allá que se fueron parque arriba, ella arrastrando los refajos negros y él los bajos de los pantalones y mirando el mundo na más que con un ojo. Qué piezas, pensé. Pero, no sé porqué, al verlos caminar así tan sin rumbo ni dirección me dieron lástima. Y a su madre más que se quedó toda espachurrá.

Venga, Esme, tú no te hundas que todos los males tienen remedio, le dije yo para animarla al tiempo que intentaba calmar al Jacobín que desde que se habían ido los siniestros no paraba de llorar en plan rabieta. Primero pensé que igual le iban a él también las tribus urbanas esas pero luego, al cogerle en brazos, noté que estaba muy caliente.

Este niño tiene fiebre,diagnosticó la Esme en plan madre experimentá, llévale a su casa y que apenque la Patricia. Y así lo hice. Por el camino iba repasando la tarde: góticos, emos, rabietas, fiebres…definitivamente no quiero reproducirme.

7 comentarios en “La Esme que los parió

  1. El afán por ser distintos llega a extremos muy notables cuando se vive en sociedades opulentas y “los siniestros” encuentran “paganos” que, por no oírles o para que les dejen en paz, financian todo tipo de disfraces. Pero, qué le vamos a hacer. Será nuestro sino.
    Ahora, a mí, que no me tiren de la cuerda de la furia… que me sale toda. 🙂
    Querida, la gilipollez es tendencia. Por el Niño Jesús.(O sea, lo juro)

  2. Una pregunta, que a lo mejor averiguo más adelante, ¿tienes un libro con esta historia al completo? Ya ves qué cosas pregunto a estas alturas, al principio. Besos.

    1. No, no lo tengo.
      Me he puesto ahora a organizarlo un poco, a podar, corregir y a tratar de darle forma. No sé si lo lograré.
      Leer en blog una historia larga es incómodo, lo sé.

      1. No, Paloma, no te lo pregunto porque me cueste leerlo en el blog, sino porque me gustaría tenerlo como libro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .