Día: 29 noviembre, 2013

Cómo conseguir una buena marca de empresa en tres pasos

Paso número uno: tener un hijo con el que no sepas muy bien que hacer.

Paso número dos: que el susodicho hijo tenga una imagen muy marcada

Paso número tres: que la imagen del hijo coincida con la de tu negocio (o tú la hagas coincidir, bien variando tu empresa o modificando al hijo, esto último es más difícil, las empresas son más flexibles que los hijos)

Y todo esto os lo cuento desde mi experiencia personal. Resulta que nada más llegar al parque me suelta la Esme: Evi, si no te importa me he traído a la Anais para que nos ayude un poco que esto está muy parado, hay que darle aire ¿qué te parece?.

Pues a mí, inicialmente, me pareció muy mal porque la Anais es del modelo antipático adefesio. Lógicamente no se lo dije porque no quiero perder una amistad de tantos meses (dos, en concreto) pero lo pensé con toda la fuerza de mi pensamiento. Y, además, seguí cavilando yo en mis fueros internos, no entiendo el papel que va a jugar la Anais en nuestro proyecto empresarial porque, que yo sepa, de mancias no tiene ni idea y más que atraer a los clientes los va a espantar con tanta negrura y siniestrez.

Pero ahí es justamente donde me equivocaba hasta que mi socia y amiga vino a sacarme de mi error. Mira, me dice, la ponemos ahí, detrás de la mesa de adivinación, con ese aire que ella tiene del más allá, de esoterismo, de ultratumba, si me apuras, y ya verás cómo eso nos añade prestigio y nos posiciona en el mercado. Porque -prosiguió la Esme- a nosotras nos falta el elemento etéreo, somos demasiado carnales, demasiado del aquí y el ahora pero la Anais…no me digas que no tiene pinta de proceder de los mundos arcanos y mágicos. Bueno, sí, ahora que lo dices…si la veo yo un puntito de hechicera pero ¿en qué sector exactamente la vamos a colocar? porque de mucho hablar no es la muchacha, ni de mucha empatía tampoco. Ah, no, por eso no te preocupes que lo de hablar nos lo reservamos para nosotras, ella ahí detrás, quietecita, nada más que mirando con ese gesto suyo tan mortuorio y verás, verás qué tirón. Nos va a dar el empujón que nos falta.

¿Me has oído, Anais? que te pongas detrás de la mesa y te quedes quieta mirando al personal. La chica, por toda respuesta, hizo una pompa con su chicle negro. Huy, pues sí que da marca de empresa, sí, ahora lo veo más claro. Pues claro que tiene la imagen, la clava, verás cómo nos ponemos líderes, que tiemblen la Pandora y todas las brujas esas de la tele.