Club de lectura

Lo bueno que tiene la Esme y en eso por mucho que le duela se parece al Toni, es que proyecta mucho pero luego pierde interés en sus propias ideas. Es muy veleta. Y digo lo bueno en lo que a mí respecta porque así me deja en paz hasta los siguientes diez minutos. Tanto darle vueltas a lo de atraer hombres y resulta que ya no corre tanta prisa, tanto marearme con la formación continua en encantamientos y otros rituales mágicos y tampoco es esa nuestra prioridad. Y ¿por qué?, pues por la sencilla razón de que le he contado (quién me mandará) mi decisión de ser culta y leer todo lo que lea la Patri. Que qué buena idea y que ella también. Es más envidiosa…Dice que no hay que dejar nunca de crecer como personas y que se apunta al carro de la lectura que, además, nos va a salir gratis tanto en material como en asesoramiento. Y que se le acaba de ocurrir una idea (otra más) que por qué no montamos aquí mismo, en el quiosco (el juego que nos está dando) un club de lectura.

Pero Esme -objeto yo- es que no sé si nos va a dar tiempo a tanto, tenemos que echar las cartas, embrujar, cuidar del niño, despachar refrescos y helados…son muchas funciones para unas simples personas. Que no me achante tan fácilmente y que tenga en cuenta que las mujeres somos seres multi-tarea y que el tiempo es un concepto altamente relativo que suele dar más de sí a los que lo llenan mucho que a los que lo mantienen desocupado y que sí, que no hay vuelta atrás, que deje de torpedearle los planes.

Y ahí ya se ha embalado, como suele ser su costumbre. Decía, toda arrebatada ella, que de siempre ha querido tener un club de esos, que es la ilusión de su vida, que vamos a hacer unas tarjetas en las que nos publicitemos como magas por delante y como lectoras profesionales por detrás y que nuestra empresa va a cobrar un carácter de rigor y seriedad del que antes carecía. Huy madre, cuánta bobada. Luego, se empieza a reír y dice que vamosa dejar a la Pandora vacía de contenido. Oye, le recrimino, que el objetivo de nuestro club no es fastidiar al vecino pero no me contesta porque ya está en otra cosa.

Y tú, Anais, prepárate que vas a tener que leer y mucho, que la paga no te la vas a ganar solo por hacer de pasmarote, tienes que cubrir tus carencias culturales que son muchas, hija mía. Y tú, Jacobín, basta ya de jugar con la tierra que estás muy asilvestrado, te vamos a dar cuentos para tu edad y condición y a final de curso un examen de vocabulario como está mandado. ¿Pero de qué final de curso habla esta mujer? ¿Por qué no me habré callado? Si yo solo quería leer apaciblemente.

Anuncios

2 comentarios en “Club de lectura

  1. Me gusta mucho la guasa que te traes con ese lenguaje que se ha puesto de moda, bueno ya es el usual, y con el que decimos todos, muy finamente, tantísimas tonterías.

    1. Lo que pasa es que ya no me acuerdo de qué escribí en esta, tendría que leérmela otra vez. Era más graciosa al principio del blog, me estoy poniendo cada vez más seria y no sé si más pesada.
      Gracias por tus lecturas y tus comentarios, me divierten mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s