Esquemática Navidad

Y digo yo: ¿es que un árbol de Navidad es un arma de destrucción masiva?, ¿qué daño puede hacer a la humanidad un simple árbol de plástico verde, con sus flecos imitando las ramas del abeto, con su peana recubierta de fieltro rojo, sus bolas de colores colgando, su espumillón rodeándolo y sus luces musicales intermitentes? Personalmente, me parece un objeto que no debe faltar a estas alturas del mes en cualquier hogar que se precie de serlo.

Engendro abominable, lo ha llamado el Toni y aberración vomitiva, después. Y que lo quite de inmediato que le van a dar pesadillas. Argumenta el hombre que si en esta época del año los árboles se despojan de sus hojas y se muestran desnudos y sobrios, quién somos nosotros para enmendar a la naturaleza. Que no hay bolas más bonitas que las gotas de lluvia cuando penden de una rama, ni adornos más maravillosos que los pájaros posados y que para árboles de Navidad los acebos que crecen naturalmente en los bosques del pueblo. Que si el invierno es austero y se despoja de adornos por qué nos empeñamos en recargarlo todo con espantos insufribles. Que él apuesta por una Navidad esquemática.

Pues vale, Toni, tú sabrás lo que quieres decir con eso pero yo, el árbol de los chinos no lo quito que me gusta y me da alegría. En buena hora habré desvelado su procedencia, como un loco se ha puesto a arrancar bolas y romper espumillones al tiempo que proclamaba que él no quiere en su casa árboles de otra dimensión y que no hay belleza comparable a la de esos árboles negros, puro esqueleto, típicos de esta estación, que parecen trazados a tinta. ¿Se habrá trastornado del todo?

Anuncios

8 comentarios en “Esquemática Navidad

  1. Pues es un poco exagerado el Toni, tampoco es para ponerse así! 🙂 Pero en líneas generales estoy de acuerdo… El horror vacui que reina en estas fechas allá donde posas la mirada hace que llegando enero me apetezca estar un tiempo encerrada en una habitación acolchada, blanca, como una loca… solo para relajar la vista y el oído (muerte a Raya Real). Reconozco que tengo el espíritu navideño atrofiado, odio el espumillón con todas mis fuerzas (puede que tenga algo que ver un disfraz que tuve que lucir en mi tierna infancia que consistía en espumillón rodeando mi cuerpo… y cómo picaba el cabrón).

  2. Aunque un poco tarde , debo decirte que no estas sola, que mio pareja de hecho es un grinch y y que n me ha dejado poner árbol, ni espumillón, ni na, una triste flor de pascua y en el patio… en fin, estos hombres….!!

    Gran blog, me encanta!!!

  3. Hay árboles de hoja perenne que no se desnudan en invierno.
    Claro que más perenne es la furia del Toni ante las inclemencias de la vida. Aunque no fuera más que por ti, debería mostrar de vez en cuando su lado más consumista. A veces por amor al ser amado, o simplemente por tener paz, todos hemos de renunciar a nuestros principios, ceder de nuestros derechos, y hasta olvidar nuestra más pura idiosincrasia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s