De cuerpo ausente

¿Para qué querremos tener cuerpos si no nos dan más que problemas? Con lo bien que estaríamos transitando por esta vida incorpóreamente, la de tiempo que ganaríamos, además. Nada de lavar, nutrir, ejercitar, reposar, mantener. Que de dolores nos ahorraríamos, claro que también placeres, ahora que caigo. Bueno, pues cuerpos de quita y pon, ahora te uso y ahora te cuelgo en el armario y me deshago de ti que me pesas y me limitas y me dueles y quiero descansar. Los cuerpos son muy útiles cuando no se hacen notar pero en cuanto quieren cobrar protagonismo no hay quién los aguante, qué egocentrismo el suyo. A este le ha dado por querer ser el centro de atención, me gustaría abandonarlo pero, claro, sin morirme ni dejar de ser yo, no sé si será posible, tal vez en un futuro digo yo que…

Monótona cae y cae y cae la lluvia y no deja de caer y monótono diserta y perora y divaga el Toni con la nariz pegada al cristal estudiando atentamente la trayectoria de las gotas. Así, entre nosotros, ¡qué hartura de vacaciones!

Anuncios

2 comentarios en “De cuerpo ausente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s