Veleidosa juventud

Suena el móvil esta mañana mientras yo me afanaba en desmantelar belenes y árboles navideños ajenos.En esta casa tan fina no se conforman con solo uno de cada en un rincón sino que la decoración se extiende por todas las estancias a modo de plaga. Me resisto a contestar porque a mi jefa no le gusta que hable mientras trabajo. Ora et labora no es su lema preferido para mí aunque, claro, lo que yo hago no es precisamente orar sino hablar por el móvil, nuestra oración contemporánea, ahora que lo pienso. Me resisto a la primera llamada y a la segunda y a la tercera pero a la cuarta he tenido que contestar por si se tratara de una emergencia. Era la Esme.

Hola, Esme, no puedo hablar mucho que estoy en pleno trajín, ya me imagino que me llamas para desvelarme lo que me han dejado los Reyes en tu casa. Estás tú lista, te llamo para contarte el disgusto que me ha dado la Anais, pues no me sale ahora la muy mema con que se quiere salir de gótica, dice que esa tribu urbana ya no le interesa, que está pasada de moda, que las negruras y lo siniestro ya no son lo suyo y que últimamente se está inclinando más por la luz. Pero ya le he dicho que de eso nada, que hasta que no sea mayor de edad la ley está de mi parte y que las cosas no se empiezan y se dejan luego a medias, un mínimo de coherencia y de compromiso, leches. Mira, Esme, no sé qué decirte, ¿tú no querías que la chica se encarrilara? Eso era antes de que fuera nuestra marca de empresa. Lo hace para fastidiarme, estoy segura, por llevarme la contraria y hundirme los proyectos vitales, los hijos son muy egoístas y en cuanto ven que despegas se asustan porque ven peligrar sus comodidades, me recuerdan a ciertos hombres.

Bueno, mujer, tú no te preocupes por la marca de empresa que ahora también contamos con la Norma Beatriz que, aunque de otra manera, me parece a mí que tiene mucho gancho. Oye, si los Reyes me han dejado un bolso, que es lo que yo  pedí, espero que sea grande para que me quepan con holgura los libros de culturizarme, el tarot y los bocadillos para los bajones. Si es pequeño todavía estás a tiempo de ir a cambiarlo, lo digo más que nada por…y va y me cuelga.

Anuncios

3 comentarios en “Veleidosa juventud

  1. Yo me da que con la Norma Beatriz os va a ir mejor, porque además de que esa gente tiene mucha labia y comparte medio
    nombre con marijijiji y conmigo ( que también somos de darle a la sinhueso un rato), la Anais no me da mu buena espina, la veo más voluble…. Ya nos contarás….

  2. Sí, yo también creo que hoy los hijos tutorizan a los padres para que éstos perseveren en el recto camino mientras ellos ven la luz. Tener unos padres inestables no les mola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s