Estrella tendida

Mira, Toni, asómate a la ventana, le digo después de cenar. Sí, para ver los ladrillos mugrientos de la pared de enfrente, ahora voy corriendo, me contesta sarcástico. Que no -le insisto- que se ve una cosa, ven. Sí, ya lo sé, un planta muerta dentro de un tiesto que ya la podía quitar el vecino porque deprime bastante. Que no, pesado, cómo te voy a llamar para que veas eso tan feo, tú ven y verás. Como me estés haciendo levantarme para una tontería de las tuyas me voy a mosquear que llevo todo el día de pie en el bar y me duelen las piernas.

Tienes que asomarte, girar el cuello y mirar hacia arriba. Tú qué quieres ¿que me de una contractura muscular y me tengan que dar la baja otra vez? Ya te gustaría a ti lo de la baja, que nos conocemos. Ahí, ahí, por encima -le señalo- se ve una estrella y bien brillante, no me digas que no es bonita. Una estrella, una estrella, masculla despectivamente, cuando voy de avistamientos con el Hipólito vemos todas las constelaciones y con mayor nitidez. Hombre ya me imagino pero ¿a que no sabías que tenías una justo aquí encima? Esa estrella me da pena, está como prisionera entre las cuerdas de la ropa.

Pues a mí me gusta, parece tendida, sujeta con pinzas para que no se escape y podamos verla. Pues sí que…, tú es que te conformas con muy poco, por eso estás siempre contenta. Pues haz tú lo mismo y verás qué bien. No me digas que no reluce y mira cómo pasan las nubes ¿no te relaja mirar su movimiento? Si no tuviera que romperme el cuello para verlo, pues a lo mejor. Y se vuelve al sofá todo enfurruñado protestando no sé qué de la contaminación lumínica y de la vida anti natural.

No sabes apreciar lo que tienes, Toni, le reprendo. Pero no me hace caso y sigue disertando sobre el uso ineficiente, innecesario y extremo de las fuentes de luz artificial y la mala gestión del alumbrado. Que nos han robado la noche, se pone. Así, con esas palabras.

Anuncios

12 comentarios en “Estrella tendida

  1. Pues sabes que te digo? Que estoy de acuerdo con el Toni, que nos han robado la noche. En mi infancia pase muchas noches al raso en el campo y todos los niños deberían ver eso alguna vez. Se me había olvidado, gracias por recordármelo! Nos hacen falta más noches con estrellas, que son muy buena compañía para parar un poco y relajarse. Besitos fifiles

  2. Bueeeno, veeenga, os doy la razón a los dos, yo también echo de menos esas noches al raso de mi infancia pero si ahora solo tengo una estrella, pues la disfruto también. Besos eviles.

  3. Así que con el hipolito si ve las estrellas y contigo no? eso en mi pueblo se llama “motivo de divorcio”. Te corrijo eva: tienes una estrella y un “estrellao” jaja
    Yo estrellas mil…vivo en mitad del campo y casi al raso como dice mi consuegra así que cuando queráis os invito a ver estrellitas.
    Por cierto es la primera vez (creo) que veo una foto en un post tuyo!

  4. Me he puesto al día con tu blog y mira tú por donde que en mi primer comentario le tenga que dar la razón al Toni con el tema de la contaminación lumínica. En mi barrio hay tanta luz de noche que hasta los murciélagos se han ido, pero yo no las veo ni cuando se va la luz ¡ah las estrellas y la miopía, incompatibles!

  5. sabes? yo de los lugares a los que visito me quedo con sus coladas. me produce mucha ternura en una fachada de ladrillo u hormigón, totalmente inertes, descubrir bragas y calzoncillos, la camiseta preferida, las sábanas, el vestido de los domingos y la bata de estar por casa atados con pinzas en cuerdas. Así que siempre hago fotos a las coladas. Si un día viera tendida una estrella me llamaría muchísimo la atención. No me extraña que intentaras compartir tu visión.
    Yo a veces también busco la estrella suelta que hay por los cielos madrileños. Casi siempre está.
    (PD: sin fotos tu blog está perfecto. los textos son buenos, autosuficientes y protagonistas en sí mismos, no les hace ninguna falta estar ilustrados, esa es mi opinión personal. pero si no obstante tú prefieres poner y necesitas ayuda, manda un mail.)

  6. No sé si te ha llegado mi repuesta pero por si acaso no, te contesto otra vez. A mí también me gusta la ropa tendida, sobre todo si la mueve el viento. Me hace gracia que fotografíes coladas, eres muy original y gracias por tu ofrecimiento de ayuda. Ánimo con los colapsos.

  7. No tengo blog Eva. Por ahí hay un intento de blog que en su día inicie pero lo deje antes de comenzar por lo complicado que me resultó. Gracias. Y yo también hago fotos a la ropa tendida, fijaté tú.

  8. El día que el Toni decida cobrarse de tantos perjuicios, para empezar, no deja uno vivo en la escalera. Y luego, a to el que se le cruce. Y con razón, claro, que tanto odio acumulado llega un día que se desborda y…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s