Mi madre por teléfono (3)

Mi madre: pues hoy vamos a comer las sobras de ayer. Quedó pisto y un poco de pollo y andando.

Yo: muy bueno

Mm: aquí no se tira nada, que tirar la comida es pecado. Pues le ha regalado el Jesús a tu hermana un collar más bonito….

Y: Ah, ¿sí?

Mm: sí, hija, por san Valentín. Y a tí el Toni, ¿qué te ha regalado ese?

Y: pues nada, bueno sí, una cita

Mm: ¿y eso qué es?

Y: de un libro, que me ha leído un trozo.

Mm: vamos que…encima tacaño. El collar es azul y se le pueden dar dos vueltas. ¿Y dices que de regalo te ha leído un trozo de libro?

Y: es que no celebramos san Valentín.

Mm: no celebráis, no celebráis, porque él no quiere, que si él quisiera… Y eso de leerte cosas es muy raro y de casarse, nada, claro

Y: que no le van las bodas

Mm: ni las bodas ni los bodos, a ese no le va nada, lo suyo es el no ir. A ver, léeme el trozo ese

Y: ¿que te lo lea?, ¿para qué?

Mm: para que sí, tú lee

Y: Pues dice: “nos entendemos porque nos ignoramos. Qué sería de tantos cónyuges felices si pudieran comprenderse, como dicen los románticos, que desconocen el peligro de lo que dicen. Todos los casados son malcasados, porque cada uno guarda consigo, la imagen sutil del hombre deseado, que no es aquel, la figura voluble de la mujer sublime, que aquella no llegó a realizar.La vida que se vive es una falta de entendimiento fluido, un término medio entre la grandeza que no existe y la felicidad que no puede existir”

Mm: os parecerá bonito, en el día de los enamorados ¿Y eso quién lo ha escrito?

Y: Fernando Pessoa

Mm: menudo alpargato. Y encima copiado

Y: copiado no, citado

Mm: pues lo que tu quieras, vamos que a quién se le cuente…Bueno, bueno no digo más que no me gusta hablar. Hoy nos comemos las sobras de ayer. Pisto y pollo y arreando. Tan ricamente.

Anuncios

11 comentarios en “Mi madre por teléfono (3)

  1. A mí una cita me parece un regalo precioso. Aunque esa en concreto me habría llenado de tristeza (claro, es que viene del Toni, pero digo yo que algún momento feliz tendrá, la sensibilidad no está reñida con ella).
    En cuanto a las costumbres son peligrosas. O las inercias.

  2. Claro que tiene momentos felices, cuando está en el monte, avistando pájaros y otros más íntimos. Y en cuanto a la costumbre, es cómoda y ayuda pero tienes razón en que también puede ser peligrosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s