Día: 19 marzo, 2014

Sueños, planes

El Toni tiene sueños, el Toni tiene planes, el Toni tiene hasta planos.

Pues sí. Ayer, al regresar del trabajo a casa me lo encuentro reclinado sobre nuestra única mesa y pintorrojeando en unos papeles. Todo el suelo estaba lleno de esos mismos papeles arrugados y hechos bolas, lo que indicaba a las claras que lo que estaba trazando llevaba detrás una larga sucesión de intentos fallidos.

Chsssss, calla, no hables, me saluda amigable levantando un brazo como si quisiera detenerme. Ni rechistes que esto por fin me está saliendo. Fluyo, fluyo, noto que fluyo. El Hipólito me ha dicho que tengo que fluir.

-¿Y por qué no fluyes en dirección a la cocina y vas preparando la cena? Hoy vengo eslomaíta perdida.

Pero si te acabo de decir que no me interrumpas, que ya casi lo tengo. Mira, le pongo aquí este tabique y ya está.

Y me enseña muy ufano un dibujo de algo que a mí me parece la guarida de un animal.

Nuestra casa, proclama victorioso. Aquí nos vamos a ir a vivir en cuanto ahorremos, todo es cuestión de organizarse. Nada de salir a cenar, ni de cañas, ni al cine. Ropa nos apañamos con la que tenemos y de viajes ni medio. Si hay que hacer un sacrificio, pues se hace.

Qué jeta tiene, como él odia todas esas actividades…

A ver, digo arrancándole la hoja de los garabatos y recoge esos papeles que está el suelo que parece el de tu bar.

Lo miro bien mirado pero no soy capaz de ver la casa esa de nuestro futuro de felicidad.

A mí esto más bien me parece una gruta, objeto. ¿Y dónde está situada para que me haga una idea?

Pues en el pueblo, dónde va a ser.

Pues en qué parte, porque a mí estos parajes que has pergeñao no me suenan.

La he situado en el lugar perfecto, donde los riscos, en la parte esa que llaman del Tieso.

Deliras, Antonio Zacarías, ese el sitio más feo y más frío de todo el pueblo. Corren por ahí unos vientos muy malos que te dejan aterido y como está en la cara norte nunca entra el sol. ¿Por qué te crees que lo llaman la vuelta del Tieso?

Pues mejor. A mí el sol no me va y  en ese sitio no hay nadie. Soledad total, lo que nos conviene.

Pero,razona, Toni, si hasta ahí no llega ni la electricidad, ni el agua, ese terreno no es edificable.

No te quieras hacer la arquitecta, Eva. Además que sin electricidad nos podemos apañar y agua, ¿que más agua quieres que la que brota del arroyo de los Tejos?

Pero,Toni, ¿es que quieres volver a las cavernas?

Ja, se ríe con sarcasmo y amargura, eres tan ignorante que te crees que vives en una civilización avanzada y de progreso pero eso es una falacia y una engañifa. Abre la ventana, ¿a qué huele?, te lo digo yo: a contaminación. Escucha, ¿qué oyes? Las manadas de coches rugientes bramando y bramando. Ni un pájaro, se han ido, los animales tienen más inteligencia que loa humanos. Y yo voy a hacer como ellos, buscar otro sitio mejor donde poner mi nido. En cuanto ahorre para materiales empiezo las obras, el Hipólito me va ayudar. Y en cuanto tengamos nuestra vivienda, nos largamos.

El Hipólito y tu.

No, boba, tú y yo.

No sé, Toni, a mi esos apaños tuyos tan prehistóricos, sin línea Adsl ni nada…. Y me pongo a mirarle y a estudiarle con ese gesto de obcecación suprema que se le pone cuando quiere algo, y lo veo clavadito, clavadito al señor ese de Atapuerca. Dicen que era muy corpulento, como el Toni. Dicen que tenía menos circunvoluciones cerebrales, no sé cuántas tendrá el Toni, la cabeza desde luego no la tiene pequeña, será un especimen evolucionado pero con muchos rasgos propios de …

Y nos autoabasteceremos, lógicamente, le oigo decir

Si, muy lógicamente

¿Es que no me vas a tomar en serio? Esto tiene un proyecto detrás y meditado, se defiende señalándome los pintarrajos que ha hecho en el papel, esto tiene un plano, ¿o es que no lo ves?

Lo veo, lo veo, le miento, ahora sí ya lo estoy viendo. No me atrevo a contrariar al Homo Antecesor.