Día: 3 abril, 2014

Tormenta de ideas

Pero, ¿qué horas son estas de llegar al trabajo, si puede saberse?, me increpa la Esme dándose violentos abanicazos.

¿De qué trabajo hablas, Esmeralda?, si ya no tenemos empresa que nos la ha cerrado la policía por contravenir la ley.

Bastante me importa a mí la ley, siempre me he movido rozando la ilegalidad o cayendo directamente en ella y a estas alturas ya no voy a cambiar. Además, las cosas claras, la estructura, que es lo importante, sigue intacta: hay una jefa que soy yo, una sede empresarial que es el quiosco y unas trabajadoras.

-Precarias, apunta la Pandora desde el banco de enfrente.

No empecemos con las reivindicaciones, Pandora, que te veo venir, a poco que me descuide me montas un sindicato en la clandestinidad. Lo que os quiero decir es que esto no se ha terminado porque lo digan los dos maderos ecuestres.

¿Perdón?, pregunto con desconcierto.

Dos policías a caballo, qué poco mundo tienes.

Pues tú dirás que hacemos.

Emprender otra vez, eso lo tengo más que claro, yo es que ante las dificultades me crezco. Así que, venga, pasmarotas, brainstormig a todo trapo.

¿Cómo dices?, vuelvo a preguntar con un poco de miedo

Ni entiendes el argot ni sabes inglés, ponte al día, Eva, que así no se puede funcionar. Me refiero a una tormenta de ideas.

Esa técnica está un poco desfasada, objeta desde el banco la Pandora, se ha demostrado que individualmente se piensa mejor. Yo de los grupos me fío poco.

Salió la independentista. Si no sabes trabajar en equipo pues tendrás que ir por tu cuenta pero te advierto que con tu edad y tus antecedentes no lo vas a tener ni medio fácil. Y tú, Norma, deja de sorber y aporta algo.

Podríamos hacer algo lindo, sugiere ella soñadora.

Tu propuesta, Eva, mangonea señalándome con el abanico.

Algo con niños, a lo mejor, que por el parque hay muchos.

La tuya Pandora.

Mejor nos enfocamos al sector tercera edad, tenemos la ventaja de que es muy numeroso y más que lo va a ser, que también pueblan los parques, que tienen mucho tiempo y que….

No me convence nada de lo que decís. Además, que son vaguedades y aquí hay que concretar.

Pues di tú algo, Esme, que para eso eres la hembra alfa.

Me inclino por el sector artístico y del ocio pero todavía no tengo clara ni perfilada la idea. ¿Te has traído el libro ese de máxima sabiduría oriental? Podías leer algo a ver si nos ilumina.

Extraigo del bolso el Tao te ching y leo para mis oyentes:

Llena tu cuenco hasta el borde

y acabará rebosando.

Afila de continuo el cuchillo

y lo hallaras romo.

Persigue el dinero y la seguridad,

y tu corazón jamás podrá liberarse.

busca la aprobación de la gente

y serás su prisionero.

Haz tu tareas, después retírate.

He aquí la única senda hacia la serenidad.”

Toda la senda que quieras pero no me vale de nada. Otro que no concreta. Id pensando por vuestra cuenta y mañana o el lunes a más tardar os quiero a cada una con un plan de negocio viable y factible, sentencia Esmeralda la implacable.

Lo que me faltaba! (Se aceptan sugerencias).