Día: 30 abril, 2014

Familias

Estos días de puente nos vamos al pueblo que tenemos un evento familiar muy propio del mes de mayo. La Patri quería llevarme consigo de nuevo a la Villa de los Peligros para que yo ejerza de instituriz mientras ella se recrea pero le he dicho que no puedo, que otra vez será. El Toni está muy contento en lo de ir al pueblo pero muy descontento en lo del evento. No es que por separado no quiera a sus familiares más allegados, los quiere, el Toni no es tan malo, pero dice que en grupo no los puede soportar. Es que él todo lo que sean grupos… el único grupo que soporta es el de las aves pero eso no es un grupo, es una bandada y no tiene nada que ver.

Si quieres, me dice, te cuento de antemano lo que va a pasar y luego comparas y me dices si he acertado o no. Ya te avanzo yo quién va a decir qué y cuando, quién se va a enfadar y en qué momento y casi hasta por qué, quién va a recordar la misma anécdota de cuando éramos pequeños y la va a contar y a qué hora y quién se va a reir con ella y a quién le va a avergonzar. Y te adelanto también los que se van a emborrachar y los chistes que van a contar y la que va a decir que el dulce le sienta mal y el que va a revelar que nunca toma café después de comer aunque nos lo diga cada vez que comemos juntos y sepa que nos lo dice, que es lo peor.

Y yo, aunque quiera, también voy a hacer las cosas que hago siempre cuando estoy con ellos, y a decir lo que digo siempre y a reaccionar de la misma manera y, aunque pretenda ser un Toni distinto, no lo voy a conseguir y, aún en el caso, muy poco probable, de que lo lograra, ellos me seguirían viendo de la misma forma porque todos tenemos asignadas nuestras características básicas con las que nos dibujan enteros y nuestras funciones asignadas que cumplir. Lo que no sé es cómo se va formando todo ese lío, a base de repeticiones, supongo.

Bueno, Toni, qué complicado eres, no empieces con tus cosas raras , ¿lo pasamos bien, o no y somos felices juntos, o no?

¿Ves?, tu también. Has decidido que soy el raro y ya no puedo dejar de serlo. Lo pasamos bien, no sé, lo pasamos como lo tenemos que pasar, a veces bien y a veces mal, muy bien si eres de los que se lo pasan bien, como tú, y mal si eres de los que no.

Y tú eres de esos, de los que no.

Porque lo habéis decidido así entre todos, va y se pone.

Y  luego dice que no es raro.