Dos de siete

Me he llevado el libro de la felicidad al parque para compartirlo con mis amigas y, de paso, intentar alejarlas de la perniciosa costumbre de coser. Ya de lejos, veo a la Pandora agitando en el aire su ecografía abdominal. A mi esta no me arredra, me he dicho, y me he puesto yo también a agitar el libro de los siete pasos hacia la felicidad para contraatacar.

¿Qué es eso que traes, no será una de las pesadeces que acostumbras a leer?, mira, mira qué bien se ve aquí el hígado inflamado.

Ya lo miro luego, Pandora, que esto que he traído es muy importante porque te dice la manera de ser feliz en solo siete pasos.

Pocos pasos me parecen a mí esos para tan magno objetivo, me responde haciendo gala de un gran escepticismo.

Mujer, es que están concentrados, es como el suavizante de la lavadora, le explico poniéndole un ejemplo muy propio de mi doméstica condición.

Eh, grita ella entonces, Esme, Norma, que Eva dice que tiene un libro para ser feliz que está muy bien, es leerlo y te transformas en un ser de luz y alegría y todo eso. Y solo son siete pasos, no hay que hacer demasiado esfuerzo lector.

Esme y Norma levantan la vista de sus labores, se frotan el cuello que lo tienen dolorido de tanto mirar para abajo y, nos observan omo si no nos reconocieran. Es más, creo que no nos reconocen hasta pasados unos momentos.

¿Qué dices de la felicidad?, reacciona la Esme al percibir como entre sueños la palabra mágica.

Siete pasos, le señalo la portada, siete pasos para alcanzar la felicidad, ¿los hacemos?

Huy, sí, qué lindísimos, se entusiasma la Norma dejando de lado a su quinta Hello Kitty.

No sé, hija, yo es que no lo termino de creer, mejor sigo cosiendo mi gato y no me hago ilusiones vanas.

Por probar, le incita la Pandora.Que luego no resulta pues vuelves a tu gato que nadie te lo va a quitar.

Bueno, venga, concede la Esme que desde que vive bajo el efecto de los ansiolíticos se ha vuelto muy flexible. A ver, Eva, suelta el primer paso.

Agredecer, tenéis que agradecer algo. Yo, por ejemplo, le he agradecido al Toni que me haya lanzado este libro tan mágico y con eso ya voy cumplida por el momento. Te toca, Esme.

Pues no se me ocurre nada, a ver, ¿puedo dar las gracias por el lexatín?

Como poder….yo creo que sí, que si tu quieres, aquí no concreta nada, solo dice dar las gracias.

Ah, pues si valen los ansiolíticos, valen también los analgésicos. Yo voy a dar las gracias por el paracetamol que es lo primero que me tomo cuando me levanto para irme entonando, me sienta fenomenal y no me hace daño al estómago ni nada, relata muy convencida la Pandora.

Te toca, Norma, le digo con la esperanza de que no de las gracias por el mate.

Yo agradezco haber encontrado amigas en España, dice mirándonos con amor y verdadera gratitud.

Que mal nos ha dejado, refunfuña la Pandora, ¿puedo cambiar de agradecimiento?

No, que vamos con el segundo paso, cuanto antes los hagamos antes seremos felices.

Segundo paso: apunta en un papel tus objetivos vitales y, una vez apuntados, hay que leerlos varias veces al día, cada vez que te sientas mal o desanimada.

Y nos hemos puesto a redactarlos con mucha aplicación pero como dice el libro que es mejor no contárselos a nadie porque a la gente le gusta mucho chafar objetivos vitales ajenos pues los vamos a mantener en secreto.

Paso tres, digo a continuación con mucho ímpetu, pero la Esme ya ha vuelto a su punto de cruz y  la Norma que, todo hay que decirlo, es muy maja pero mucha personalidad no tiene, se ha puesto a copiarla de inmediato retomando sus labores .

Oye, ¿qué hacéis?, que os voy a leer el paso tres que tenemos que ser felices.

Con un veinte por ciento de felicidad me conformo por hoy que tampoco hay que abusar, sentencia la Esme.

¿Te enseño el hígado de una vez?, me amenaza la Pandora con bastante impertinencia.

Y con un ojo puesto en la inflamación hepática y otro en el papelito con mis objetivos vitales he ido, mal que bien, sobrellevando la mañana.

Anuncios

Un comentario en “Dos de siete

  1. Es inevitable. Todos somos escépticos y queremos que nos hagan caso.
    Pero, volviendo al relato, tocas muchos palillos, todos de actualidad, y eso lo hace interesante y fresco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s