Envidia y feniletilamina

¿Qué tal con el vencejo?, le suelta la Pandora a la Esme señalando el cielo por donde vuelan con gran rapidez y alboroto esos pájaros del verano.

Si te refieres al Hipólito, mi chico, pues muy bien.

Mi chico, dice, será absurda….pero si sólo hace dos días que lo conoces y por encimilla, ¿cómo va a ser tu chico? Además que de chico ese ya tiene poco.

A ver, Pandora, ponte al dia, gracias a las redes sociales las cosas y cuando digo cosas me refiero a las relaciones humanas, van mucho más deprisa. Ya nos hemos contado nuestras vidas al por menor y al por mayor, conocemos nuestras infancias, nuestros traumas, nuestros anhelos, nuestras frustraciones, nuestros éxitos y fracasos, aficiones, gustos, repugnancias y querencias, la talla de ropa, el número de zapato y hasta los lunares del cuerpo. Lo sabemos todo el uno del otro y no tenemos tiempo que perder que ya somos adultos.

En eso te doy la razón, estáis los dos adultísimos. De todas formas, no te hagas ilusiones que ahora con lo del mundial no es momento de noviazgos, no te va a hacer ni caso.

Pues que sepas que no le gusta el fútbol

Qué rara avis.

Y dale con llamarle pájaro. Me da igual, yo lo encuentro guapísimo, ¿a qué sí, Eva?, ¿a  que el Hipólito es un hombre muy atractivo?

Yo lo único que sé es que me alegro mucho porque te veo muy contenta, que llevabas una temporada un poco mustia, Esmeralda.

Qué manera tan fina de decirte que menudo adefesio te has mercao, ni cazado a lazo el menda.

Estás sacando lo peor de ti, Pandora,pero te lo perdono porque estoy feliz y este fin de semana me va a llevar en taxi a la laguna de Rivas.

Pues vaya un sitio, puestos a llevarte que elija algo mejor y, oye, ¿a ti no te da miedo meterte en un taxi con un desconocido? Mira que si luego sales en el programa ese de “Sucedió en Madrid”.

Pero no te estoy diciendo que lo conozco ya más que bien.

¿Y las mentiras, qué? Que la  gente miente mucho, que prácticamente nada de lo que te haya relatado va a ser verdad.

Con eso ya cuento, yo también le he mentido un poco, no mucho, lo que es adornarse un poco la personalidad.

Huy madre, la de trolas que le habrás contao al pobre vencejo,  fíjate que ahora me está dando hasta pena. Si quieres te echo el tarot para que sepas si esa relación que con tanta inconsciencia estás iniciando va a tener futuro o no. Lo digo para que no pierdas el tiempo tontamente.

Bueno -accede la Esme- pero la tirada del sí o no que es corta y concreta.

A ver, a ver qué te sale….ya está: los enamorados pero del revés

Pero Pandora si le has dado tú la vuelta que te he visto, había salido del derecho y bien del derecho. Qué ilusión, los enamorados.

Aterriza, Esmeralda, que el tarot es mentira y tú lo sabes mejor que nadie.

Pero la Esme baila en torno al quiosco abrazada al arcano con el cerebro produciendo feniletilaminas a todo trapo.

5 comentarios en “Envidia y feniletilamina

  1. Hay que ver lo que ha hecho la informática para que proliferen las relaciones humanas banales y transitorias. Se ve que contar trolas por las redes sociales es mucho más rápido y cómodo que arriesgarse a hacerlo cara a cara. Pero, qué emoción. Qué lenguaje más quinceañero, que…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .