Día: 24 junio, 2014

Separación

Toni, le digo ayer sacando mi maleta de debajo de la cama para ir preparando el equipaje,  ¿me vas a echar de menos?

Silencio en el sofá solo roto por el clic clac de unos pistachos.

Que digo que si me vas a echar de menos, repito subiéndome el volumen.

Pero no grites, Eva, que te he oído perfectamente la primera vez. Y sí, un poco sí pero es bueno que las parejas se separen de vez en cuando o, ¿no querrás que acabemos como el majo y su mujer que parecen siameses, que van a todo juntos y que hablan en plural como si no fueran seres individuales sino un ente hermafrodita de dos cabezas? A mí eso, personalmente, no me parece sano. O como el Hipólito, otro que tal, que desde que está con la Esmeralda ya no quiere ni salir de avistamientos. Y la culpa ha sido tuya que te gusta mucho hacer de celestina, con todos los hombres que viven en Madrid, ¿ no podía la tarada de tu amiga escoger a otro?, no, tenía que ser justo mi amigo, si es que….

Oye, majo, que yo no he tenido la culpa, que ellos se han visto y se han gustado, que ha sido el amor el que les ha escogido a ellos y no llames tarada a la Esme aunque lo sea, que eso, lo de  criticar, es un privilegio reservado solo a los íntimos. Y si eres amigo de verdad alégrate de su felicidad.

Es que ahora me voy a sentir  muy solo, tú te vas y el Hipólito como si se hubiera ido, todo el día con la Yoko Ono esa….me está entrando la angustia rara, la de no poder respirar, la del ahogo tan malo…

Si te pones así, le digo a la Patricia que se busque otra sombra y me quedo contigo.

No, tú te vas, necesitamos el dinero para nuestros planes de futuro. No te preocupes por mí. El camión de la basura me acompañará en mis insomnios y cuando por fin logre dormirme de madrugada, el helicóptero de tráfico me despertará con sus amorosas hélices y, durante el día, el asfalto recalentado me envolverá en sus efluvios. Voy a estar muy bien.

¿Me estás tomando el pelo?

Clic, clac, clic, clac, ¿quieres un pistacho?