Dices tú

Aquí, en Villa Peligrosa, que no se llama así pero es un nombre que le he puesto yo dado los numerosos riesgos que se corren entre sus no tan sólidos muros ( que he visto varias paredes con grietas y desconchones) la sombra (yo) tiene otra sombra (la Pili, guardesa del lugar). Esta mujer no es que sea de pueblo es que es de aldea profunda y debe de ser tanta la soledad, el aislamiento y el aburrimiento, todo ello junto y entremezclado, que se chupa habitualmente que ahora que tiene la oportunidad de compañía humana no es cuestión de que la desperdicie.
Y no la desperdicia, no. Ha sido poner un pie en el suelo bien temprano para aprovechar esos minutos que yo considero míos mientras desayuno y al momento ya oigo el arrastrar de unas zapatillas y una mano que se posa en mi hombro cual confianzudo pájaro.
Y dices tú, dice ella, si que duerme la sita Patricia, porque ayer se acostó pronto con uno de esos dolores de cabeza que le dan porque dices tú, él organiza muchas fiestas, es de jaleos, su padre era igual pero no me parece a mí que a ella le guste eso. Y dices tú, ella es rara, ¿verdad?
Oiga, señora Pili que yo no he dicho nada, yo solo estoy desayunando.
Ya, chica, es una manera de hablar porque dices tú, el niño es muy rico, ojalá no cambie, el padre también era muy rico de pequeño, muy bueno pero fue creciendo y….la de cosas que habré visto yo aquí y las que tendré que ver porque dices tú, son gente especial..
¿Qué es eso Pili?, grito derramando parte del café y señalándole un rincón por donde acabo de ver moverse con gran rapidez a una alimaña sin catalogar.
Nada, chica, no te asustes, una ratina será, luego le digo al Joseán que le ponga una trampa.
Pero, ¿es que aquí hay ratas, en esta casa tan apañá? Como se entere mi jefa le da un ataque.
Ratinas de campo, chica. Pero ¿tú no eras de pueblo?, ahora agarro el palo y le meto un arreón que la dejo para sopas. Vente conmigo, hermosa porque dices tú, dice la Pili siguiéndome hasta la ducha con el palo de matar la rata, ella, la sita Patricia es buena persona pero…..mu respetuosa. Tú dúchate tranquila que aquí estoy yo y como asome el hocico…menuda es una, dices tú.

Anuncios

10 comentarios en “Dices tú

  1. Veo que recuperas todos los “revesinos” de antes. Ese “dices tú” era y, aún los más viejos lo emplean, uno de ellos. Tampoco se me pasa lo de “se pone”.
    Dices tú del se pone. Pues no se pone que lo que a mí me hace falta es…
    Quítate y ahí va de ahí. Qué ahives de digo (del verbo ahivar)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s