Clase de recuperación

Pues no va el Toni y se me persona aquí mismo, en Villa Peligrosa, sin aviso previo…Dices tú, dice la Pili señalando con el palo defensivo a la lejanía, a mí me parece que por ahí viene un hombre, y es robusto además, tú entra en la casa con el niño que de este me encargo yo. Le voy a arriar una somanta palos como traiga malas intenciones que se va a acordar de la Pili en lo que le quede de vida. Huy, qué cejas tan poblás tiene, no me gusta su talante.
Tranquila, Pili, que a ese hombre lo conozco y creo que viene a verme a mí.
Ah, mira la mastuerza pues si tenía novio y no lo había dicho.
Es que ya no es mi novio, que estamos enfadaos.
Pues sácale la orden de alejamiento no te vaya a matar, viene mu sofocao.
Será por la cuesta, Pili, además, que orden de alejamiento no tiene.
Yo por si acaso no suelto el palo. Y dices tú, no sé si a la sita Patricia le va a gustar mucho esta visita, hoy se ha levantao mu desatalantá. Ya llega el hombre, a ver qué tripa se le ha roto.
Que estoy trabajando, Toni, ¿cómo se te ocurre presentarte  así, sin avisar ni nada?
No está mal esta casa perdida del mundo, una cosa así pero más modesta es lo que tenía yo pensado para nuestro futuro.
Ah, ¿pero que tenemos futuro?
Si tú quieres sí.
¿Le atizo ya o me espero un rato?, inquiere la Pili blandiendo el arma campestre.
¿Pero quién es esta acémila?, pregunta con muy poco tacto el Toni. Y no tienes que responder ahora a mi pregunta, la de si quieres un futuro conjunto no a la de la identidad de la acémila, te lo puedes pensar un día o dos que voy a estar por aquí cerca.
Esa idea no es suya propia, la ha sacado de una película, si lo sabré yo, no te fíes, chica, me dice la Pili clavándome un codo en el costado. Anda, mira, pero si se va el maromo por donde ha venido, esa treta también la ha visto en el cine, no se le ha ocurrido a él, qué va.

Te has quedao pasmá, Eva, chica, espabila que el niño se va a espeñar con las raíces de los pinos. Si quieres te regalo una estampa para que te ilumine. Elige, hermosa, tengo al san Ramón nonato pero este no te vale para este dilema, al san Martín de Porres, el de la escoba, este te cuadra un poco más, a la Virgen del Carmen, esta no la veo mu propia porque es del mar y aquí no tenemos, a la Virgen del Camino que ni fu ni fa y luego a la Virgen en general, te la voy a dar y le rezas tres avemarías.

Y me ha regalado una estampa de la Virgen genérica que dice que me va ayudar a decidir si le pongo devoción. Tendrá mejores cosas en que pensar la mujer que en el Toni y yo pero, oye, por si acaso me la he guardado en el bolsillo del pantalón justito al lado del paracetamol.

Anuncios

2 comentarios en “Clase de recuperación

  1. Y luego dicen que la Iglesia acabó con la idolatría que teníamos desde la noche de los tiempos.
    ¿No te has fijado en la cantidad de Cristos, Vírgenes y Santos que tenemos?
    Si esto no es idolatría venga Dios y lo vea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s