Turistas y seres mágicos

Venga, Toni, le digo, vámonos de excursión que tenemos que ver un monumento de lo más monumental esencial para nuestra formación como seres humanos.

No sé de qué me hablas, Eva, pero bueno, lo que tú quieras aunque ya sabes que a mí hacer el turista no me gusta.

Qué poco te ha durado la mansedumbre, majo, ya empiezas a protestar.

Que no, mujer, lo que tú quieras, venga, vamos.

Y hemos ido, siguiendo las indicaciones que el hada Patricia con su lápiz mágico nos había trazado en un plano.

Madre mía, cuánta piedra junta y que bien puesta.Admira, Toni, admira y pásmate ante tanta belleza arquitectónica.

Feo no es el mamotreto pero lo que me está pasmando de verdad es la cola que se ha formado para acceder a su interior, ¿no pretenderás que nos coloquemos ahí, bajo esa solana y con toda esa muchedumbre en bermudas?

Pues claro, si es lo bonito, hacer colas, aglomerarse, pasar calor….además que nos lo ha dicho el hada.

Pero de qué hada me hablas?, mira que estás muy rara, te voy a hacer caso porque sé que tengo que hacer méritos pero no me pillas tú a mí en otra como esta…

Pero ahora sí te he pillado, así que nos ponemos aquí detrás de esta pareja tan maja y a esperar que todo lo bueno cuesta, ya verás luego qué bonito es por dentro.
De esta manera, esperando bajo el sol quiero decir, hemos podido saber que el de delante se llamaba Paco, información que no nos va a servir para nada pero oye, todo lo que sea acumular saberes…

Paco, cuidado con el escalón, no te tropieces que tú eres muy patoso, Paco, ¿te has puesto la protección solar del 50?, no, si ahora te quemarás la calva, ¿quieres ya el bocadillo de tortilla, Paco?

Luego, mientras la cola avanzaba con cansina lentitud, hemos ido ampliando información sobre el tal Paco, esta vez proporcionada por él mismo.

Que sí, decía a grito pelao por su móvil última generación, que me queda muy bien el bañador del Carrefour, me queda niquelao, me lo he puesto en la playa y seca rápido.

Y yo también me voy a secar si seguimos mucho rato aquí, oigo que murmura el Toni.

Las lentejas muy buenas, hija, pero ya sabes que no las digiero bien, me gustan a rabiar pero me dan unas digestiones de pesadas….

No serán tan pesadas como es él, o se calla ya el Paco o en esta cola va a producirse un crimen y sangriento, además.

Tranquilo, Toni, no te alteres que ya entramos y mira qué preciosidad de interiores.

Por lo menos se está fresco pero el Paco no se calla ni dentro ni fuera, ¿por qué no prohibirán los móviles, por qué no prohibirán las colas, las visitas turísticas, el calor, los Pacos?
Y se me apalanca en un banco a la sombra y dice que él de ahí no se mueve, que lo vea yo sola, que, total, los monumentos son todos por el estilo, que los tapices no le gustan y las salas de armas tampoco aunque que ahora que lo piensa una de esas espadas clavadas en el corazón del Paco….

Total, que lo he tenido que ver sola, debe de ser mi sino, tendré que preguntarle al hada a ver qué opina aunque tampoco quiero abusar de su confianza que los seres fantásticos, de todos es sabido, tienden a la irascibilidad. ¿Será también el Toni un ser altamente fantástico?

Anuncios

6 comentarios en “Turistas y seres mágicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s