Escolarizado

Pero, ¿qué lloros son esos que se oyen ya desde la acera de enfrente? Tú no te asustes, Jacobín que aunque lo que veas y oigas semeje una masacre infantil en realidad no lo es. Pero no recules, muchachín, que así no llegamos nunca y tienes que aprender la virtud de la puntualidad, entre otras muchas virtudes que te acechan. Virtudes, qué palabra tan fea, no me gusta, en mi pueblo hay una que se llama Virtudes, tiene más mala leche….espero que tu seño no se llame así porque eso no sería empezar con buen pie.
Anda, pero no llores ahora tú también, si es que todo se pega y no será lo único que te peguen aquí, no había visto tantos mocos juntos en mi vida y de cuántos colores! Y no te agarres a mis piernas que nos vamos a caer los dos y mi peso pesado sobre tu cuerpo en formación puede ser una catástrofe y truncar huesos y esperanzas.

Mira, mira cuántos juguetes y cuántos niños para pegarse por ellos, con lo que a ti te gusta arrebatar las propiedades ajenas….vas a estar en tú salsa, en dos días te haces con el liderato de este aula tan apañá, te lo digo yo. Aunque en esa esquina hay uno con mirada aviesa y que no llora que te va a hacer la competencia, ándate con ojo.

Ya viene tu profe, Isabel dice que se llama, es muy guapa y muy joven, que no te abroche yo los botones del babi, dice, que tienes que aprender tú solo, se pone, pero mujer si es el primer día, todavía no ha tenido tiempo de aprender. Que se aprende intentándolo, que lo intente. Pero Isabel, maja, si es que con esta  llantina que tiene no va a atinar con el ojal, que me vaya, que si no me voy no va a dejar de llorar. Pues no me ha pegado un empujón en dirección a la puerta…Ya me ha caído mal la docente esta tan estricta. Me he ido, claro, ahí he dejado a mi pobre chiquillo hipando y agarrado con pánico al botón.

¿Qué tal, qué tal ha ido?, me pregunta su madre muy ansiosa.

Muy bien, la profesora se llama Isabel y es muy bella (y muy bestia, también, pero este dato me lo he guardado a buen recaudo en mi nube) , disponen de muchos  juguetes, todos ellos muy educativos, y hay muchos niños de su misma edad y condición. El paraíso, propiamente dicho.

Pero, ¿ha llorado?

Bah, sólo un poquillo, lo normal en estos casos, he mentido por no disgustar al hada, no se le vaya a cortar la creatividad y se quede la humanidad sin un nuevo libro, con lo necesitada  de invenciones que está la susodicha humanidad.

Anuncios

3 comentarios en “Escolarizado

  1. No sufras eva, sobrevivirá en la jungla. Yo acabo de dejar a minififi allí y ni mirarme a la cara oye… Derecha a jugar a las comiditas. Besicos al jacobin y a ti!

    1. El Toni se acostumbrará a Madrid y el Jacobín a la guardería, si todo es cuestión de repetir unas cuantas veces hasta cogerle el tranquillo. Qué bien que Minififi esté tan contenta! Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s