Morirse (2)

Y dale con el diseño del morirse, le ha dado fuerte a la doña Marga. Que está mal pensado y con mala leche, además. Digo, doña Marga, ¿no prefiere que vayamos al parque que hoy hace muy bueno , nos ponemos un rato al sol y se deja de conversaciones funerarias? Que no sabe qué ponerse, que va muy desconjuntada.
Yo creo que me toma el pelo porque esto último me lo ha dicho riéndose. El caso es que me sale con que morirse no sólo tendría que ser indoloro, incruento, reposado y suave sino que además debería de ser placentero y divertido. Orgásmico, se pone.

Pero, ¿qué está diciendo doña Margarita?, me extraño ante semejante propuesta en boca de una mujer centenaria. Que si ahora le voy a salir estrecha como su sobrina la doña Repolluda, que por qué no, aunque cree que sabe el por qué y le parece una treta muy básica, muy rudimentaria.

Pues usted dirá.

Y dice que si morirse fuera orgásmico se acabaría la humanidad porque el ser humano tiende a ser corto de vista y a no pensar más que en el corto plazo. Esto sería un sin parar de gente pidiendo turno para fenecer. Comprendo que todo está pensado y diseñado para la continuación de la vida y por eso el placer va ligado a la reproducción y el sufrimiento a la muerte pero sigo sin estar de acuerdo con ese final.
Si has tenido una buena vida, ¿por que la tienes que estropear muriéndote con dolor?y si las ha tenido mala, ¿qué menos que un regalo de consolación?
Y así se ha pasado toda la mañana hasta que, rendida de tanto darles vueltas a los diseños erróneos del vivir y el morir, se ha quedado dormida justo en un rayo de sol toda ella envuelta en luz y polvo arremolinado.

Anuncios

7 comentarios en “Morirse (2)

      1. Últimamente estoy metida en una vorágine de falta de tiempo que pfff. Pero sabes que aunque sea del tirón, no puedo dejar de leerte! Besicos

  1. Para ser bonitamente, guapamente, equidistante yo aventuraría que puede que el morir debiera ser como el nacer. O sea, algo que nos pasara desapercibido. Yo sé que cuando nací estuve presente pero ni fue orgásmico ni lo contrario. Pues la muerte lo mismo, que sólo se requiera la presencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s