Día: 20 noviembre, 2014

Enterramientos

No puede ser, me digo blandiendo la aspiradora como si fuera un arma de destrucción masiva, es otra vez la Esme llamándome por teléfono. Va a conseguir en dos días lo que no he conseguido yo en un año de malas prácticas profesionales: que la Patricia me despida. Y como no contesto me pone el siguiente mensaje de guasap: “está muerta”. Qué bien sabe crear misterio y ahora vuelve a llamar, es más astuta….

Dime, Esme, ¿quién ha fenecido, no será la Pandora?, de nuestras amigas en común es la que veo más cercana al final.

No, es mucho peor, pero que mucho peor.

Ay, Esme que me estás asustando.

Es la novela, Eva, que está muerta y yo haciendo el idiota por las editoriales.

Pero, ¿qué novela, la tuya en concreto o la novela como género literario?

Lo último que has dicho, si lo sé no pierdo yo un fin de semana pariendo un zombie, con lo mal que tengo los armarios. Me tengo que poner a ordenarlos pero pospongo y pospongo….

Te comprendo, yo también soy muy de posponer como actitud vital. Pero eso de la muerte de la novela, ¿de dónde te lo has sacado, quién te lo ha dicho?

El Hipólito y él sabe mucho de todo. Me vino a buscar ayer en su taxi y mientras estábamos en un atasco, él los llama alicates pero eso ahora da igual, me puse a contarle mis proyectos novelescos y va y me lo suelta de plano. Esmeralda, no te empecines, la novela ha muerto. Así, tal cual. Luego me puse a buscarlo en google porque tampoco me voy a quedar con lo primero que me cuenten sin contrastarlo y ahí estaba bien explicado, aclarado, comentado y debatido. Está muerta. Pero digo yo, si está muerta, ¿como es que las editoriales están desbordadas de novelas, vivas , moribundas o fallecidas? Entonces, una editorial qué es, ¿un cementerio?

Es un misterio, sí, pero te voy a tener que colgar que me ha parecido oír los pasos de la Patricia.

Pues pásamela, que se lo voy a contar que me parece que es otra que no lo sabe.

De eso nada, maja, que me buscas la ruina. Además, ¿qué va a hacer mi jefa si no escribe?

Tonta, pues seguir escribiendo pero otra cosa, series para la televisión, por ejemplo. Eso sí que está vivo. Yo me voy a poner ya y que le den a los armarios.

Oye, Esme, por curiosidad, ¿tú lees novelas?

¿Yo?, qué va, no tengo tiempo, es que las novelas son muy largas y bastante cansinas en general, alguna he leído en momentos de máximo aburrimiento pero, vamos, que prefiero lo visual que te dan a los protagonistas ya con sus físicos hechos y los entornos donde se mueven bien montados, con sus casas y sus cielos y sus muebles. Todo puesto ya para que uno no se canse imaginando.

Que cosas. Y digo yo, ¿no serán los lectores los que han muerto y no las novelas?

No sé, tampoco es un tema que me interese tanto. Ah, y que se me olvidaba y esto te concierne personalmente: los blogs también han muerto. Así que ponte a tuitear antes de que se muera también eso.  Si es que no paramos con los enterramientos.