Día: 8 enero, 2015

El reto

Pero,¿qué veo allende el quiosco? Mis ojos se turban y se nublan ante tamaña visión y no, no es por la contaminación, aunque también, es por la extrañeza que me causa contemplar a la Esmeralda sentada en su silla y leyendo bajo un helado castaño. Me los froto por si se me ha metido tanto monóxido de carbono que percibo situaciones y escenas inexistentes pero no, es ella, mi amiga íntima de Madrid y sí, lee.

No me digas que uno de tus propósitos para el año nuevo es darte a la lectura. Te felicito, Esme, yo también me propuse ser culta y letrada y,mal que bien, algo me voy puliendo. De todas formas, no es esta la estación más propicia para leer a la intemperie, yo que tú me volvía al interior del quiosco.

Es que dentro está la zona wi-fi con sus múltiples tentaciones: mirar a los gemelos de Charlene y Alberto de Mónaco para ver a quién de los dos se parecen más, por ponerte un ejemplo básico. Y contestando a tu pregunta; mío, mío, no se puede decir que sea el propósito. Mi personalidad, lo sabes, es más propensa a la acción que a la reflexión, pero tampoco quiero ser la más tonta del Facebook. El propósito es del jefe, de Mark Zukerberg, el que se inventó eso tan bonito de los muros, las fotos de perfil, los montones de amigos a los que dar envidia con nuestras ideales vidas y los me gusta a tutiplén. Nos ha puesto el reto de leer dos libros al mes y ha montado un club. ¡Qué pereza! Esto parece el colegio pero ya sabes que yo enseguida me pico, soy mujer de retos. Ponme un reto, cuanto más difícil, mejor, que me lanzo de cabeza.

Pues sí que eres fácil de retar, Esmeralda, entras a todos los trapos, hasta a los virtuales ¿ Y qué libro os ha puesto el profe?

Se titula “El fin del poder” y es un ladrillo de marca mayor pero eso no lo vayas comentando por ahí que quedas mal, eso solo entre nosotras. Ya no eres nadie si no has leído este libro.

¿Y de qué va?

No sé, me esperaba un novelón, tipo el mío, con crímenes y amoríos, lo bonito, vaya, pero el autor sólo habla y habla exponiendo ideas, muy abstracto para mi gusto. Dice Marck que lo ha elegido porque cree firmemente que el mundo está cambiando para darle al individuo el poder que de siempre han tenido gobiernos, militares y organizaciones.  Fíjate que eso ya te lo dije yo cuando te hablé de nuestro empoderamiento.

Qué visionaria eres, Esmeralda.

Mucho. ¿A ti los libros te sumergen en situaciones intensas? porque a Mark sí.

Al que le sumergen en situaciones intensas es al Toni,los libros y casi todo lo demás, es muy intenso de por sí.

A mí es que me cuesta  eso de sumergirme y lo de la intensidad tampoco termino de…

Persevera, Esmeralda, que si insistes igual lo notas.

Venga, pues voy a intentarlo, no me distraigas con tu cháchara de persona que no pertenece al club de Mark. Porque tú no tienes Feis, ¿verdad?

No, no tengo.

Ni feiseas ni tuiteas ni instagrameas, vas mal, estás fuera de onda.

Pero tengo un blog.

Serás antigualla.  Y dos piernas también tienes. Anda, déjame que lea.

Para ser el primer libro que has elegido no has estado muy acertado, Zuckerberg, desde mi  quiosco te lo digo y te lo escribo en mi muro. Tendrías que habernos mandado Ana Karenina, Cumbres Borrascosas, no sé, de ese estilo, un novelón de los de  sumergirse de verdad en la más intensa intensidad. Bufff, voy a dejarlo un ratito, a ver, a ver a quién se parece la niña… clavadita a la Charlene pero sin tantas espaldas.