Proyectos y enganches

Otra vez no, Esmeralda, te he dicho que no me llames en horario laboral.

Calla, lerda, que tengo algo muy importante que decirte

¿Otro libro te envía señales desde un banco?

La que me envías señales eres tú. Te voy a reconocer que me mosqueé bastante cuando vi que escribías de mí, de lo que siento, pienso, digo y hago en la intimidad de mi quiosco. Qué ganas de matarte me entraron, principalmente porque acertaste en casi todo y eso fastidia. Pero bueno, ya te he perdonado, solo me queda un leve rencor que ya remitirá a su debido tiempo.

¿Y eso era lo importante que tenías que decirme, que me odias y me perdonas pero solo un poco?

No, no era eso, es la idea que tú misma me has dado, el crowfunding, nuestra salvación y redención de aquí en adelante.

Ay, madre, para qué habré hablado, o escrito, mejor dicho.

Si es que yo no sabía que eso existiera pero es el plan perfecto. ¿Qué hacemos trabajando cuando nos puede arreglar la vida una panda de pardillos dispuestos a soltar la mosca? Nos colgamos en la red, figuradamente, claro está, que yo todavía no me quiero ahorcar, y pedimos financiación.

Pero, ¿para qué proyecto?

Ah, ¿pero hace falta proyecto? Ya empezamos a jorobar.

Hombre, es que lo otro es pedir limosna, también nos podríamos poner en la puerta del súper o en la boca del metro pero…

Esas esquinas ya tienen dueño pero, además, es mucho mejor lo virtual, llegas a más gente, no pasas frío en invierno ni calor en verano y no se te ve la cara o se ve solo la que tú quieres que se te vea, tu lado bueno, como si dijéramos.  Si un día no te quieres pintar pues no te pintas.

Pero, escucha, Esme, que te digo que hace falta un proyecto que guste e interese y que por eso quieran financiarlo, no es pedir dinero así porque sí, que la gente no es tan tonta.

¿Que la gente no es tonta? Discrepo bastante y tengo más experiencia que tú, por años y por intensa vida social. Pero en fin, si hay que fabricarse un  proyecto para que los peces muerdan el anzuelo, se fabrica. Si eso es lo mío, la ideación por la ideación sin base alguna por debajo que la sustente. Te dejo que voy a ponerme a ello. Y no escribas hoy de mí, ten un poquito de decencia y otro poquito de imaginación, guapa. O mejor, no escribas hoy que te estás haciendo adicta y ya verás cuando lo tengas que dejar, qué síndrome de abstinencia tan malo vas a pasar, que ya no sabes vivir sin tu blog birrioso, suelta ya el chupete.

Mira que llamar birrioso a  mi blog, mira que decirme que estoy enganchada, mira que decirme que tire el chupete con lo rico que está….pues ahora vas  salir en el post. A tú salud, Esmeralda.

Anuncios

9 comentarios en “Proyectos y enganches

  1. Qué mal aceptamos los juicios que los demás hacen de nosotros. por justos y acertados que estos sean. Igual nos pasa con las decisiones de quienes nos gobiernan. Y es que tenemos muy mal encaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s