Día: 25 enero, 2015

Días logrados

Con cuánto esmero y dedicación amanecen  puestos determinados días.  La luna diurna en su sitio, colocada en una esquina del escenario, los árboles en el suyo con las ramas muy bien extendidas  mecidas por la brisa justa,  el sol en el centro repartiendo una luz perfectamente graduada, ni tan resplandeciente que vuelva grosero lo que ilumina, ni tan tenue y débil que lo desluzca.

Felices se sienten  los cuerpos desplazándose por esos días , ligeros y adecuados, llenos de sentido, idealmente colocados también ellos y con la sensación de que  se dirigen hacia algún lugar, que van a desembocar en otro espacio perfecto y por fin duradero.

Puede que eso suceda alguna vez, no hay que perder la esperanza, pero de momento es sólo el espejismo que encierra todo día logrado porque ya se ha caído en el siguiente que se presenta despeinado y en desorden, con todos los trastos por medio. El que tanto se aplicó ayer con los diseños, hoy está cansado y no tiene ganas de andar colocando lunas y ajustando brisas.

(Cuaderno de doña Marga)