Días logrados

Con cuánto esmero y dedicación amanecen  puestos determinados días.  La luna diurna en su sitio, colocada en una esquina del escenario, los árboles en el suyo con las ramas muy bien extendidas  mecidas por la brisa justa,  el sol en el centro repartiendo una luz perfectamente graduada, ni tan resplandeciente que vuelva grosero lo que ilumina, ni tan tenue y débil que lo desluzca.

Felices se sienten  los cuerpos desplazándose por esos días , ligeros y adecuados, llenos de sentido, idealmente colocados también ellos y con la sensación de que  se dirigen hacia algún lugar, que van a desembocar en otro espacio perfecto y por fin duradero.

Puede que eso suceda alguna vez, no hay que perder la esperanza, pero de momento es sólo el espejismo que encierra todo día logrado porque ya se ha caído en el siguiente que se presenta despeinado y en desorden, con todos los trastos por medio. El que tanto se aplicó ayer con los diseños, hoy está cansado y no tiene ganas de andar colocando lunas y ajustando brisas.

(Cuaderno de doña Marga)

6 comentarios en “Días logrados

    1. Tienes razón, si sólo hubiera días logrados nos parecerían normales y no los apreciaríamos. El contraste es necesario. Gracias por el beso, yo también te mando otro, ¿estás en Buenos Aires? Me parece que no pero te va a llegar igual incluso con la dirección mal puesta.

  1. Es cierto que hay días logrados, pero hay otros en que uno se siente extraño, donde todo parece ser fragmentario y lo que ocurre sucede a lo que no ocurre con la misma realidad. No sé si a ti te habrá pasado alguna vez, Eva. Ayer, por ejemplo, fue un día así: yo miraba el verde que rodea mi casa, el césped ralo y los lejanos árboles que sólo me pertenecen cuando pienso en ellos. Ahora que te lo cuento me parece vivirlo otra vez. ¿Cómo explicártelo? No sé, es difícil: yo estaba y no estaba al mismo tiempo, era como si fuese otro. No pensaba en nada y gozaba la ausencia de todo pensamiento después de varias horas de tensiones y trabajo… En fin, no voy a entrar en más detalles, no hace falta. Seguro que tú, que eres del oficio, lo comprenderás perfectamente.

    Tediosos saludos de domingo,
    dbd

    1. Si, creo que entiendo esa sensación de extrañeza o de irrealidad, alguna vez la he tenido. Hay muchos tipos de días o muchas maneras de estar nosotros en ellos pero eso es lo que hace a la vida interesante. Muchas gracias por molestarte en comentar, me gusta lo que escribes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .