Día: 12 febrero, 2015

Lo que buscamos

Todos, eso creo, andamos siempre buscando algo. La Patricia busca el éxito literario seguramente porque siente que sin él es menos Patricia o es una Patricia desteñida. La Esme busca lo mismo aunque a ella le da igual que el éxito venga de la mano de la literatura o de cualquier otro quehacer, sea normal o estrafalario (más bien estrafalario) pero también quiere destacar, sobresalir de algún modo, que la valoren como ella cree que debe ser valorada.
El Toni busca su lugar en el mundo, en un mundo confeccionado a su estilo, inexistente, por tanto, porque no hay sastres de mundos sino uno estándar cosido y remendado entre todos y, mientras lo busca desazonándose, se consuela con los mundos imaginarios.
El Jacobín busca librarse de las ataduras que le imponen, de la vigilancia de los mayores, de las normas, campar a sus anchas.
El Margarito busca la puerta de salida y se busca a sí mismo en el proceso.
La Doña Marga busca aprovechar lo que le quede de vida con pequeños placeres y alegrías.

Y yo, ¿qué busco?, no mucho pero, aún dejándome llevar, también hago mis búsquedas. La prueba es que tengo un blog y todos los que tenemos uno buscamos algo: que nos lean, que nos digan que les ha gustado lo que han leído, que nos quieran, (todo lo que virtualmente se puede querer), tener un espacio propio donde ordenar el mundo en el que solo podamos entrar nosotros y donde nadie nos mangonee, divertirnos, pasar un poco el rato, que nuestro talento, sea mayor o menor, se descubra, descubrir nosotros a personas afines…

Entonces, si me paro a pensar, soy igual que Patricia, igual que el Toni, igual que el Jacobín, soy igual que la Esme, igual que Margarito y que doña Margarita. Todos somos iguales pero queremos, casi siempre y de un modo un otro, ser distintos. Y en ese afán por ser distintos, por elevarnos, por dejar algo de huella en nuestro breve paso por la vida, volvemos a ser iguales.