Novio claro y novio oscuro

La casa del novio oscuro era, como es lógico, oscura. Las cortinas, de tela pesada, estaban siempre echadas, los muebles eran oscuros y también los objetos que había sobre ellos. El largo pasillo era oscuro y desembocaba en una cocina oscura y grande, con todos los instrumentos precisos pero muy utilizados, deslustrados ya.
Los padres no estaban nunca en la casa pero a veces sí un hermano al que era mejor no ver ni que tampoco nos viera, por lo que cuando se oían sus pasos, corríamos a escondernos en el cuarto del novio oscuro que siempre estaba lleno de libros amontonados. Al otro lado del tabique se oía la tos del hermano o un movimiento de silla. Nos reíamos. La risa del novio oscuro era muy clara. Antes de salir de su casa oscura nos mirábamos en el espejo de la entrada, abrazados, y nuestra imagen era luminosa y feliz.

La madre del novio claro pintaba cuadros en la cocina. Eran cuadros alegres de escenas cotidianas con muchas flores, pájaros, árboles y coloridas casas. Todas las paredes estaban llenas de esos cuadros y por toda la casa había plantas, música, hermanas gritonas que se peleaban y reían a la vez, que entraban y salían de la cocina donde pintaba la madre como si fuera un escenario y ellas las actrices. Aunque mi deseo era estar con el novio claro en su cuarto, antes tenía que participar en esas escenas de conversaciones locas y risas con café y galletas mientras el novio claro miraba oscuramente desde una esquina, sin sentarse a merendar, analizando.
A la salida, junto a la puerta, la madre había colocado un retrato del novio claro cuando era niño. Era un cuadro gris y verde, sin flores ni pájaros ni casas, en el que destacaba la mirada negra y secreta del novio claro.

(Cuaderno de doña Marga)

Anuncios

16 comentarios en “Novio claro y novio oscuro

  1. Eva, lo que yo veo en esta historia –que de pequeña no tiene nada– es un magnífico apunte para un cuento largo. Merecería la pena que trabajaras sobre esta idea cuyos resultados, estoy seguro, disfrutaríamos todos.
    Hasta pronto.

      1. Tú no cansas, pero el formato pantalla de ordenador sí podría llegar a hacerlo. El desarrollo de ese cuento -entre otros muchos de los que escribes- merece un formato a su altura. Unas maravillosas hojas de papel, bien encuadernadas, con su portada, sus ilustraciones, su olor a papel, su tacto.

    1. Esta doña Marga me está copando el blog. Y en cuanto a sus finales, como diría la Patricia echándole mucho morro cuando no sabe terminar, son abiertos. Vamos, que cada uno lo cierre como pueda.

      1. Como daltónico ‘superieur’ puedo aseguraros que sigo manteniendo con el arcoiris una relación amorosa-visual bastante aceptable. Gracias por aclararle a bosque baobad que nuestra mirada (la de los daltónicos, no la tuya y la mía) es, como muy bien dices, distinta.

        Con cariños de dbd, el hombre que ni siquiera aprecia el verde desesperanza 🙂

      2. Jajajaja, qué casualidad. Pero seguro que tienes otros verdes en tu paleta aunque no sean los verdes estándar. Y el desesperanza, mejor no apreciarlo. Un abrazo

  2. Ya veo que crecen las fans de doña Marga.
    Es curioso que cuanto mas oníricos se vuelven sus relatos mas reales me parecen.
    Este es genial ; que bien reflejas al novio sombrío que vive en la casa y en la familia alegre y luminosa y a su contrario.
    Me queda la duda de si no será la misma persona y es la novia la que a veces es clara y a veces oscura.
    En resumen que nos quedamos con ganas de mas

  3. Es curioso que la imagen final del “novio oscuro” sea una imagen de dos y, en la del “novio claro”, una imagen sólo de uno: la suya pintada por su madre.
    ¿Querrá todo esto decir algo? 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s