Comentarios de los viajeros

Estoy contenta porque la Patricia me ha dado unos días de vacaciones y he conseguido que el Toni se avenga a salir de su zonas de confort ( el sofá y el monte de nuestro pueblo). Aunque todavía no las tengo todas conmigo porque él es muy de cambiar de idea en el último momento y alegando alguna enfermedad  potencialmente mortal deshace la maleta y me deja tirada. Ya he vivido esta experiencia en anteriores ocasiones. Por eso digo que no termino de fiarme. Es que aborrece viajar, es un ser sumamente sedentario que sufre cuando le apartan de sus terruños.

Venga, Toni, anima esa cara, le digo esta mañana, que nos vamos a hacer una escapada. En buena hora he pronunciado esa palabra. Que no diga escapada, que odia ese vocablo casi tanto como el de “finde”, que es sólo oírlo y le dan ganas de matarse y de matar. Será al revés, digo yo, porque si te matas primero pocas fuerzas te van a quedar ya para lo segundo. Y como le he preguntado cómo tenía que llamar a una salida de tres días, que viaje me parecía un poco desmedido, me ha dicho que lo llame ganas de enredar, moverse por no estarse quieto o desplazamiento sin sentido con alto riesgo de atasco.

Bueno, accedo a no decir escapada nunca más en mi vida pero ve buscando un hotel barato para nuestro desplazamiento sin sentido. Mal, si es que no escarmiento, del alojamiento me tengo que encargar yo porque a él nada le parece bien. Es un forofo de mirar esas páginas donde la gente que ha estado antes deja sus comentarios pero, en lugar de fijarse en los cuadraditos verdes que justo al lado viene lo positivo, él anda a la caza de los rojos donde ponen lo malo y así va descartando uno tras otro.

Aquí ni de coña, le oigo hablando solo, sábanas rotas, serán guarros… Este tampoco, “ruido entre habitaciones y ruido de la calle”. A ver este, “olor a cañerías”, para oler a cañerías me quedo en casa que también huelen pero por lo menos son las mías.  “Hacía un frío que pelaba en las habitaciones, óxido en la bañera”, pues si que…, “mosquitos, no pudimos dormir en toda la noche”, descartado. Almohada muy alta, me levanté con dolor de cervicales”, fuera también. “Almohada demasiado baja, el colchón se hundía y hacían ruido los muelles”, otro que no. “No había cacahuetes en el mini bar”, hombre pues vaya mierda.

Lo que os digo, como siga así me veo pernoctando en un cajero automático, único lugar donde los que duermen no dejan comentarios.

Anuncios

30 comentarios en “Comentarios de los viajeros

  1. qué familiar me resulta… la conversación fue distinta -claro-, pero precisamente, ayer por la noche estuvimos también valorando una escapada en semana santa, y terminamos decidiendo que a todo lo que llegábamos era a un desplazamiento sin sentido, y que para eso mucho mejor madrid 🙂

      1. y cuando no es semana santa. a mí madrid me gusta, siempre ofrece algo que hacer… si se puede salir a algún sitio bonito bien, pero si no, también 🙂

  2. Jajajaja. Es que como uno se deje llevar por los comentarios negativos, al final nada mola. Estoy segura de que habrá quien haya estado en el Palace y se esté quejando, que hay gente a la que parece que nada le viene bien. Eso sí, si la mayoría de comentarios son negativos, mejor buscar otro sitio… Un besote!!!

    1. Es verdad, hay cada comentarista pijotero…el último que leí que me hizo gracia fue el de uno que protestaba porque la musiquita del bufet siempre era la misma, jajajaja, los hay pelmas.

  3. Jajajajaja, le voy a tener que dar la razón, que mejor busques tu, porque como te pongas a leer los comentarios malos acabas por no ir a ningún sitio. Porque además siempre piensas que los buenos pueden estar trucados pero los malos son reales. Yo casi que prefiero no mirarlos.

  4. Lo mejor de todo son las opciones que te da para que elimines ese vocablo de tu diccionario habitual.
    En cuanto a lo de escoger hotel, soy más de la idea de practicar “ensayo-error”. Ni los malos son tan malos ni los buenos son tan buenos. Y te lo digo por experiencia.
    Todavía sudo en frío cuando recuerdo el viaje a Roma, además de por las maravillas de arte que pudimos contemplar, por los 9 putos pisos SIN ASCENSOR que tenía aquel IDÍLICO B&B, sí, aquel que en la paginita de marras calificaban con un 9,5. Dichosas las piernas y las agujetas del que puntuó.
    Un beso.
    Gloan

  5. Pues yo sólo comento si es para decir algo positivo. De todas formas, a mi el sitio me da bastante igual. Aunque sea una cochambre lo importante es la experiencia, salir de la rutina, hacer algo diferente.
    Tengo el defecto de verle el lado positivo a todas las cosas. Que el desayuno es una mierda, “por lo menos nos dan desayuno”, que el hotel está en mitad de la nada, “¡qué tranquilidad se respira!, que tu habitación está encima de la discoteca, “deberíamos bajar a bailar, hay ambiente”….Qué repelente soy!!!.

  6. Yo creo que lo mejor es no hacer ni caso a los comentarios, porque si les haces caso, estás apañado. No irías a ningún sitio.
    El Toni lo que tiene que hacer es dejarse de tonterías e irse con su chica de viaje aunque sea a la vuelta de la esquina. Que lo bueno es la compañía.
    Besetes, Eva, de esos grandotes…

    1. Es verdad, es como los prospectos de las medicinas, si te los lees no te tomas ninguna. En lo de que el Toni tiene que dejarse de tonterías estoy muy de acuerdo. Gracias por el apoyo, María. Muchos besos.

  7. Los comentarios…algunos son útiles, sobre todo para evaluar precio/calidad y otros son muy graciosos por las pretensiones. Claro que no hay lugar como el hogar y si fuera por eso nadie conocería otras tierras…los viajes siempre implican alguna incomodidad transitoria (conste que entre estas últimas no incluyo pernoctar en el cajero automático).

    Un saludo cariñoso para ti, que concretes el viaje pese a Toni.

    1. Muchas gracias por tus consejos, sé que tú eres viajera. Sí, yo creo que nos iremos, con el Toni gruñendo un poco pero eso va dentro del equipaje. Muchos besos.

  8. Jaaaaaaaa! La verdad es que cuando me quiero reir lo que tengo que hacer es abrir tu blog mi Eva…Es que me matas de la risa. Espero que no tengas que dormer en el cajero automatico…Un abrazo amiga.

  9. De qué tenemos que escaparnos. A qué lugares de ensueño o con encanto. ¿Es el descanso cambiar de trabajo? ¿Trabajamos para la industria del turismo, pagando, y cuando creemos descansar? ¿Se descansa más en casa o haciendo turismo? ¿Vamos a donde queremos o a donde nos dicen? Antes el dilema era “ser o no ser” pero anda que ahora…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s