Rosquillas tontas, rosquillas listas

Menuda con la Esme, que no me quería devolver el blog, dice que ya es tan suyo como mío y que soy muy mala persona por arrebatárselo ahora que tiene amigos verdaderos. Digo, pero Esme, ¿de qué amigos hablas?, si les querías dar el sablazo. Que esa es otra, la vergüenza que me ha hecho pasar comportándose como una mendiga digital o timadora, no sé con cuál de las dos acepciones quedarme. Pues me suelta que soy una paleta sin remedio, que no sé nada de nuevos hábitos sociales y que ella la amistad la reconoce así.

Así, ¿cómo?, ¿pidiendo dinero a la gente?, muy raro me parece. Claro, dice,  porque así calibra qué tipo de personas tiene delante, si son avispadas como ella y no muerden el primer anzuelo que les lanzas o si son unos pardillos de cuidado y en ese caso no tienen nada que hacer con un mujerón de su especie. Lo de mujerón son palabras suyas. Y que  su conclusión es que le caéis bien pese a que seáis devotos de la virgen del Puño, también en sus propias palabras.

Que le deje el blog a ella que le va a dar unos aires renovados, un remozao, un alicatao, un acuchillao de suelos y una mano de pintura que lo va a dejar de revista. Y que si no me importa igual tira también algún tabique por aquello de despejar espacios. Que va a inaugurar una nueva sección de botánica, eso para empezar, con fotos, música, videos interactivos y muchas diversiones más. Y como le digo que para tanto cambio mejor es que empiece ella uno propio, me salta que no, que tiene que aprovechar los mercados que yo he ido abriendo y mi know- how (no sabía que tuviera de eso) y que me lo tome como si fuera una franquicia, yo sería la marca original y ella la emprendedora franquiciada.

Ante mi negativa, porque sé que me quiere liar  para salirse con la suya, se ha puesto en jarras y desmelenada y con los ojos desorbitaos como si fuera la Anna Magnani del Retiro y con unos aires chabacanos que para qué , me ha amenazado.

Me da igual lo que digas, se  me pone, conozco la clave de acceso y voy a irrumpir siempre que me dé la gana. Si prefieres por las buenas, me dejas un día o dos a la semana, pero si no, ya entraré yo por mis medios forzando las cerraduras, palurda.

Ahora entiendo lo del novio presidiario y espérate que ella misma no haya experimentado su buena estancia entre rejas.

Eva, no te mosquees, por favor, me grita a continuación cuando ya me iba camino arriba bastante enfadada, te quiero un montón, eres una persona maravillosa, todo bondad, he aprendido mucho contigo y eso que yo sé más de todo que tú, pero, aún así y no sé cómo, he aprendido. No tengas encuenta mis arrebatos, soy Paulonia Tormentosa, no hace falta que me dejes el blog si no quieres, no sé qué me ha pasado, yo nunca te robaría el juguete, jamás, jamás. Y se sienta a abanicarse con cara de arrepentimiento.

Venga, Esme, cedo desandando el camino, te perdono y hasta puede que te deje una colaboración de vez en cuando, si ya sé que eres de arrebatos aunque a veces te pasas un poco.

Sí, me paso, me paso, lo admito,  no sé cómo podría resarcirte. Bueno, mira, se me acaba de ocurrir cómo, ¿quieres participar como socia preferentista en mi proyecto de crodwfunding?, con una pequeña aportación inicial me basta. Dámela ahora y borramos este incidente lamentable.

El colmo, pretendía darme el palo aunque lo niega y dice que sólo quería saber si soy lista o tonta, como las rosquillas de San Isidro, esos dulces tan típicos de la gastronomía madrileña en el mes de mayo. Que a mí de qué tipo me gustan más,  me cambia de tema para disimular, que a ella, paradójicamente, las que no llevan nada por encima, o sea, las tontas, porque las listas con esa cobertura azucarada le resultan un poco empalagosas y que si puede escribir aquí la receta de las rosquillas, que quedaría muy bien, le daría el toque chef de lo que actualmente nada ni nadie puede carecer.

Vamos mal de espacio, le he dicho con voz de  redactora jefe en funciones, para otro post, si acaso.

Anuncios

23 comentarios en “Rosquillas tontas, rosquillas listas

  1. A la Esme, le das un dedo y se pilla tó’ el brazo. ¡Madredelamorhermoso!, si es que hay ver como es. Eso sí, Eva, si no te sabe mal, la dejas un día de estos a cargo de la sección pa’ que nos ponga la receta esa de las rosquillas, que eso siempre apetece.

  2. Vaya según la Esme pertenezco al grupo de las tontas por ofrecerle 20 centimos. ..dile que el día que ella escriba no pienso leerle y mucho menos darle al me gusta….será hutd fsehv ooihffrf:O

  3. ¡Qué peligro con la Esme!
    No seas dura con ella, aunque sea para que nos cuente eso de las rosquillas, que como yo no soy de Madrid, no las conozco y… ¡deben estar de ricas!
    Besetes, guapa…

  4. Jajajaj, pobre Esme, a mi me ha caído muy bien. Déjala que venga de vez en cuando y que te haga un poco de community manager mujer, que entre los hijos adolescentes y el quiosco, le va a venir muy bien un poco de divertimento. Muchos besicos y ¡me alegro de leerte de nuevo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s