Día: 5 mayo, 2015

bocatajamón

No me digáis que os habéis creído la historieta que os contó ayer Eva. Pues muy crédulos sois, hay que contrastar fuentes, hay que escuchar varios puntos de vista, hay que leer por lo menos dos versiones y luego ya, con esos datos sobre la mesa, uno se puede construir su propia narración de manera informada y crítica.

Tened en cuenta que los hechos contados tal cual son resultarían tan aburridos que nadie se molestaría en leerlos. Un ejemplo de realismo sin aderezos: hola, Eva, ¿qué tal el fin de semana? Bastante bien, ¿y tú, Esme? Tirandillo que no es poco. ¿Te han gustado mis colaboraciones?Sí, me han gustado, otro día te escribes algo, cuando te apetezca. Bueno, sí, otro día, ya veremos. Sí, eso, ya veremos.

¿Os habéis dormido? Desde aquí oigo los bostezos. Para evitar que se os abra la boca con grave riesgo de desencajamiento mandibular, Eva adorna y trastoca la realidad. Son permisos que se toma ella, licencias. Sé que se dice así porque asistí tres días a un taller literario, al cuarto me fui porque el profesor era un fantoche y pretendía poner puertas al campo de mi creatividad con sus técnicas y tácticas. Cretino. También me fui porque me aburría escribiendo. Describe el vuelo de una mosca, nos puso de trabajo experimental. Descríbelo tú que yo bastante  tengo con espantar las moscas reales que revolotean por el aula.

Luego me apunté a otro taller,  de cocina, es que eran gratuitos. No me gusta cocinar pero como tengo que hacerlo a diario pues al menos que sea con conocimiento de causa. De ese también me largué antes de tiempo, no hacíamos más que picar cebolla y llorábamos mucho mientras el profesor decía, más fina la cebollita que es la base del sofrito. Dije que iba al baño, dejé allí mismo el gorro y el delantal que nos habían proporcionado y no volví, supongo que en algún momento llegarían al guiso. Eso sí, en ambos aprendí los rudimentos para montar en un futuro mi propios talleres que ya no serán gratuitos sino de pronto pago. (Paga ya y disfrutarás de interesantes descuentos).

¿Veis como no escribo ninguna receta de rosquillas? Porque no quiero, no entra dentro de mis intereses, invenciones de Eva como casi todo lo demás, no es tan fiera Esmeralda como la describen.  Si soy un alma cándida, siempre que no me toquen las narices que entonces la cosa cambia.

Ja, se creía Eva que cambiando la clave de acceso iba a impedir el allanamiento de blog. La he sacado al cuarto intento pensando en las cosas que a ella le gustan. Toni, he probado inicialmente. No era. Miblog, escrito así, todo junto, tampoco era. Bocadillo de jamón, separado. Tampoco. bocatajamón, esta vez pegado y en minúsculas y mira por dónde se me han abierto las puertas como diciéndome: pasa Esme, pasa y defiende tu imagen maltrecha. Y eso he hecho.  Que yo también sé tomarme mis licencias.