El Negundo

Lo que mentimos las personas con tal de quedar bien, unas más que otras, eso también. Lo digo por lo de las croquetas, pero si Eva no tiene ni pajolera idea de cocina, es lo más zote entre cazuelas que os podáis imaginar. De las literarias no juzgo pero de las de comer…Sí, soy Esme y no estoy entrando a saco como la otra vez, estoy entrando por lo legal, con permiso de la titular o apoderada auque cuando lea que la critico me va a quitar la custodia. Arriesgo, que tiene más gracia.

Os cuento: hace no tanto, cosa de dos o tres meses, me trajo, a modo de ofrenda para contentar a la diosa, o sea, yo, tres croquetas envueltas en un papel de cocina pringoso. Me comí la primera por no desairarla porque la pinta ya echaba para atrás y las otras dos las tiré cerca del castaño en cuanto se dio la media vuelta. De vez en cuando miro por la zona por si se da el  milagro de la siembra y brota un matojo o árbol croquetero. De momento no, pero haciendo esa búsqueda es como me he topado recientemente (hoy) con el Arce Negundo.

¿Que quién es ese? Anda que tú también…es un árbol que vive en este parque y me gusta, y mucho, como novio de Paulonia Tormentosa, ahora voy a explicar por qué.

Es uno de los árboles más resistentes del mundo, tolera el aire contaminado, el suelo compacto, el frío extremo y cortos periodos en aguas estancadas. Vive donde ningún otro árbol podría sobrevivir. Todo esta información la estoy fusilando de un cartel que tiene el árbol delante, no me quiero hacer la falsa experta como Eva con el punto de la bechamel.

Pero lo que más me ha atraído es que es un árbol solidario porque produce tantas semillas comestibles que es clave para la supervivencia de numerosas clases de animales. En concreto hay un pájaro, el picogordo vespertino, que depende casi en su totalidad del Negundo. Y esto, no digo que me haya conmovido, tampoco soy tan fácil de conmover, pero sí me ha tocado levemente la fibra.

No sé  si Paulonia  Tormentosa puede ver al Negundo desde donde está ubicada pero si lo ve va a caer rendida a sus raíces , estoy segura porque a mí me pasó lo mismo con Hipólito. Él también es muy solidario, aguanta el aire contaminado todo el día a bordo de su taxi y numerosas especies, o lo que sean, pero numerosas, lo necesitan para subsistir : sus dos hijas, su  madre,  su ex mujer ( qué mal me cae ) y dos hermanos que tiene en el  paro, ¿te parece poco? Tiene gran vitalidad y fortaleza, el Negundo, lo dice el cartel. Hipólito igual no tanto que se queja de la espalda.

Y esta es mi aportación botánica de hoy. Deja un comentario, no seas muermo, que me aburro mucho en el quiosco.

.

Anuncios

40 comentarios en “El Negundo

  1. Bueno, Esme, ya sabes que a mí no me tienes que pedir que deje un comentario, porque me pasa como a los miura, que me enseñas el trapo rojo y ya salto.
    Leyéndote, me he quedado maravillada ¡qué fantástico ese árbol tan solidario! Fíjate tú, que ahora mismo voy a buscar más información, que me apetece comer un poco más de esa “croqueta literaria” que has preparado, que aunque no te quedan tan buenas como a Eva, tampoco son para tirarlas a la basura, como haces tú 😉

    1. Vaya, vaya con la Martes de Cuento, me ha dado una de cal y otra de arena. Gracias por la parte buena y por la otra yo solo te digo que tú tambien hubieras tirado la croqueta, si eso era un pedrusco.

      1. Bueno, si tan pedrusco era… Pero, ¿tú está segura de que no has exagerado un poco?, que mira que tú eres de blanco o negro y a veces, y aunque reconozco que a mí también me cuesta verlo, hay tonitos de gris por ahí en medio 😀 😀 😀

  2. Ahora mismo salgo a buscar semillas de negundo. ¡Creemos un Frente Popular en defensa del negundo! (Ah, y también me quedé con las ganas de probar esas croquetas de Eva. Es que soy muy fan de las croquetas y aún no he encontrado una que no encuentre comestible.)

  3. a mí, en lugar de Hipólito, me ha venido a la cabeza john wayne como versión de tipo duro, podría haber sido clint eastwod también. En realidad hay bastantes, eso sí, todas las versiones que se me ocurren son cinematográficas ;-). El cine después crea estereotipos que nos llevan a engaños….
    Negundo, un árbol duro. Ese sí puede verse en un parque….

  4. Jajaja.¡Un apoderamiento en toda regla! Jajaja. Me encantó la historia pero entré a risotadas con lo de la ofrenda para contentar a la diosa, o sea, a ti misma. 😀 😀
    Un saludo.

      1. Totalmente de acuerdo. 😀 😀 😀
        No presumo de cocinillas, pero disfruto en la cocina y comiendo bien. Jajaja.

  5. He ido a ver este Negundo en internet y la verdad es que me parece un árbol como otro cualquiera, no sabría diferenciarlo de los demás. Por eso será que no me he dedicado a la botánica. De los árboles me gusta su sombra y si es posible que no suelten mucha pelusa que luego me ponen el coche perdido y tengo que lavarlo cada dos días.
    Y por cierto, si vais a hacer un concurso de croquetas Eva y tu, yo estoy dispuesta a hacer de catadora.

    1. Las virtudes del Negundo no se aprecian a simple vista pero ya veo que en ti prima el lado práctico en árboles y en general y que quieres comer croquetas de gorra. Sabes mucho, Sensi.

  6. Vaya, me maravilla saber que un norteamericano y un chino se llevan tan bien … por cierto, mi espalda no anda bien, especialmente al levantarme ¿Algún árbol amigo más accesible?
    Ah: ¿como puede aburrirse alguien tan brillante como tú en un quiosco?
    Me ha encantado el relato … bucólico, precioso, muy verde.

    1. Me ha sorprendido gratamente que conocieras las nacionalidades de los árboles, ese dato no lo había puesto. Lo del árbol para tu espalda prometo consultarlo, seguro
      que alguno hay. Muchos saludos y gracias por tus palabritas tan simpáticas.

  7. Esme, cuando quieras croquetas habla con las maris, que te enviamos a un tupper. Pero a Eva no le critiques las suyas, que yo también soy un cero a la izquierda en la cocina, y jode mucho. Besicos

  8. Sí. Y además cuando le salgan las semillas verás que tienen forma de hélice. Así como un helicóptero vuelan en busca de tierra que las germine. Es como una cópula ingrávida en espirales amarillas ( aunque a esto último no le hagas mucho caso porque mis ojos son de poeta y veo belleza por todas partes, es como si viera Hipólitos por muchas partes ).
    La Paulownia también es un árbol bellísimo. Sus flores moradas y su tronco como pata de elefante…

    Un abrazo de un baobab

  9. Esme si quieres unas croquetas, habla con las maris, que te mandamos un tupper, pero a Eva no le digas nada de las suyas que yo también soy un desastre en la cocina, y cuando hacemos algo nos esforzamos mucho. Y si alguien nos dice que no está bueno, nos hunde en la miseria, :(. Besicos (Nota para Eva: ayer comente tus dos ultimos post y no sale, lo digo porque lo mires, dondequiera que se miren esas cosas, jajajaja)

  10. Hay que ver la vida quiosquil para cuánto da. Hermanas árboles con la misma facilidad que los alcaldes hermanan ciudades. Avistas avecillas como tu Hipólito y haces interesantes reflexiones sobre lo que viene a ser la vida parásita, saprófita y simbiótica. Cuánta luz arroja al mundo una simple quiosquera. Qué ignotas son algunas vidas y, sin embargo, cuánta claridad y lustre podrían aportar a la cegada Humanidad. Sí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s