Diez prendas básicas

Creo que no ha sido una buena idea ir a visitar a la Esme esta mañana acompañada de la Noemi. Ni si quiera creo que haya sido una buena idea ir a visitarla. Es que tenía uno de sus días, más que bajos, rastreros, y cuando se pone así de subterránea es mejor dejarla en paz. Luego se le pasa y vuelve a su estado normal, no hay que darle más importancia, pero lo que sí tienes que saber es que todo lo que digas en uno de esos días será utilizado en tu contra o en la suya.

La Noemi, ignorante de todo esto y poco hábil para interpretar el mensaje oculto en los pisotones y codazos, no ha parado de hablar de sus temas recurrentes: la moda, la decoración de interiores y exteriores, las energías positivas, la nutrición macrobiótica y la dificultad de encontrar famosos y el amor verdadero, temas todos ellos muy poco del gusto de la Esme. Aunque, en realidad, cuando está negativa ninguno es de su agrado.

Mira lo que pone aquí, dice la Noe mostrándonos una de las revistas de las que se alimenta. Diez prendas básicas que no pueden faltar en un fondo de armario: un vestido negro clásico, una camisa blanca, una americana, un… Estoy preocupada, no tengo ninguna, es que yo soy de ropas llamativas.

¿Vosotras tenéis fondo de armario?, nos pregunta con ansiedad.

Mira bonita, le contesta la Esme, tengo el día yo hoy como para fondos de armario, si quieres te hablo de otros fondos, de los bajos en los que tan bien me desenvolví en tiempos pretéritos o del fondo que estoy tocando en este momento ¡Ay madre mía que tan pronto me dejaste, qué pozo tan hondo!, no sé si saldré esta vez, ¿por qué todo me parece carente de sustancia, plano y sin significado?

Tranquila, Esme, que otras veces te he visto así y siempre remontas.

Esta vez estoy más submúndica de lo habitual, esta vez sólo veo sombras, esta vez puede ser la de mi definitivo desmoronamiento.

Pero, ¿qué le pasa, por qué está tan enfadada?, me cuchichea la Noemi.

Se lo iba a explicar, lo de la ciclotimia y la bipolaridad y las negruras esmeraldianas pero me he dado cuenta de que no lo iba a enteder, ella es un ser sencillo y sin complicaciones, un ser puro y de fácil convivencia. Nada, no le pasa nada, más o menos lo mismo que a ti, que tampoco tiene las diez prendas básicas, le digo llevándomela de allí de un tirón de brazo.

Te comprendo, Esme, se pone a gritarle, pero yo te consigo en los chinos una camisa blanca para que empieces por lo más esencial, el pantalón negro también es fácil, los hay por muy pocos euros, vamos a tener nuestro fondo de armario, todo es proponérselo, tardaremos más o menos pero lo lograremos.

Yo hoy no quiero lograr nada. No anhelo, no deseo, no proyecto,  ¿Habré alcanzado el nirvana? No me gusta el nirvana, no me gusta este hoyo, no me gusta este fondo, no me gusta este armario, no me gusta nada, no me gusto yo, no me gusta no gustarme. Diez prendas básicas, dice. Hay que joderse.

Anuncios

24 comentarios en “Diez prendas básicas

  1. Ay Dios mio que si la Noe se queda allí un rato más la Esme le suelta un sopapo. Yo no se cómo pasa, pero cuánto más inmersa estás en tus penurias, más se te acercan personas con problemas superficiales. Si es que cada escena que describes es un pequeño trozo de vida.
    Me ha encantado ver cómo te llevabas a la Noe del brazo y ella gritando a medida que se iba alejando, una escena genial.

    1. En realidad yo soy bastante partidaria de lo superficial para alegrarse un poco la vida, qué sería de nosotros sin tonterías. Otra cosa es que en un día malo te pueda fastidiar. Me alegra que te haya gustado la escena. Un beso.

  2. Pobre Esme, dile que pase por aquí y que escriba un porquito, que este mundo es muy bueno para subir el ánimo! Besicos a las dos (y a la pobre Noe dile que no sufra, que las rebajas de verano están a la vuelta de la esquina)

  3. Tus personajes son seres de carne y hueso. Llevo un tiempo siguiéndote y ya es como si les conociera porque el retrato psicológico es maravilloso.
    En cuanto a lo del fondo de armario…..vaya invento……yo es que con la moda voy a mi bola, no hay más que verme…jajajajjaja.

  4. De vez en cuando a mi tampoco me gusta mi armario.. Así que cojo cosas que odio y las dono. Luego me doy cuenta de que no tengo dinero para reponerlo jaja. Por cierto, sin querer, yo también tengo las prendas básicas que siempre nombran. Pero no se como han llegado ahí

    1. Las prendas básicas están muy bien, te sacan de muchos apuros, no sé por qué se enfada tanto la Esme. Los armarios siempre están llenos pero casi nunca de lo que queremos 🙂

  5. Siempre he defendido que los convenios laborales, familiares y sociales tendrían que contemplar estas situaciones y cuando se tiene un día así poder quedarte en la cama tapada hasta la cabeza para no hablar con nadie y menos de fondos de armarios.

  6. Con el permiso de la Esme, usaré esa fantástica palabra: “submúndica” ¡qué bien suena! Ya es hora de que le cambie el nombre a mis “momentos champiñon”. En adelante, cuando tenga uno de esos días, que como muy bien dice Las tejas rojas deberían estar contemplados en convenio para poder quedarse en la cama, diré que estoy “submúndica” 😀 😀 😀

  7. Y si nos quisieran convencer de que llenemos de “formas” todos esos “fondos”.
    Qué bien se desespera la Esme. Claro que lo hace con la misma facilidad que se ilusiona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s