Cielito lindo

No me iba a quedar con las ganas de saber qué es y cómo se halla al famoso niño oculto, así que antes de entregarme de vacío, porque de lleno me canso, a mis labores, me he dirigido al quiosco o templo de  de la diosa Esmeralda, es un decir,  a que me sacara de dudas con sus múltiples sapiencias.

De niños interiores no sé nada, de lo que sí sé y más de lo que querría es de adolescentes exteriores, de eso te puedo hablar y no parar, pero de la infancia interna no tengo ningún dato. Y me ha cortado muy seca porque dice que un hombre con un acordeón la lleva atormentando desde hace unos días. Escucha, escucha, se pone, ya empieza otra vez la musiquita y lleva así desde el lunes, antes se colocaba más lejos y apenas le oía pero por alguna razón que desconozco se ha mudado aquí al lado. Eso que toca es el inicio de esa canción que dice “ese lunar que tienes cielito lindo junto a la boca…”. Y cuando digo inicio quiero decir precisamente eso porque de ahí no pasa.

Ah, pues es muy bonita, le digo yo, no veo el tormento, si a ti la música te gusta, ponte a cantarla y ya está.

Me gusta según y cómo, según y cuándo, según y quién y ,sobre todo, me gusta entera, con las canciones me pasa como con otras cosas, si son interruptus me dan mal rollo.

Huy con lo que me sale. Se debe de referir a que el hombre del acordeón que se le ha aposentado a su vera siempre toca el mismo fragmento, se para cuando llega justo  donde habría que decir boca y luego vuelve a empezar por el principio pero sin pasar nunca por el medio ni pisar la línea de meta.

Me tiene desquiciadita, como siga así voy a ir hasta donde está sentado, le voy a arrancar el acordeón de cuajo y voy a terminar yo el cielito lindo de los…

Ella le ha puesto un calificativo, pero no lo repito porque las palabras mal sonantes me saben a cebolla cruda. Cuando éramos pequeñas mi madre nos frotaba la mitad de una cebolla por la boca si hablábamos mal. Métodos arcaicos de pueblo que no aconsejo  poner en práctica a ninguna madre moderna pero que funcionar, funcionan.

¿Y que viene después de junto a tu boca?, lo digo porque si voy a terminársela tendré que saberlo, yo también me he quedado atascada ahí, no consigo acordarme, me salta la Esme repentinamente interesada.

Viene que le dice a la cielito que no le dé el lunar a nadie porque lo quiere solo para él, es un poco acaparador.

¿Sólo eso?, ¿y no le advierte de los peligros del melanoma ni nada? Pues menudo elemento.

No sé, Esme, esta conversación de hoy está degenerando.

La culpa la tienes tú, me reprocha, por venirme con cuentos raros de niños y de niñas y por hacer caso a las mistiqueces de tu jefa. Y el del acordeón, ese también, a ese como lo agarre, me lo meriendo.

Más bien te lo desayunas por la hora que es o te desayuna él a ti,  te está saludando con la mano. Esme, mira, mira, ha parado de tocar y te ha hecho una reverencia. Le has gustado, lo mismo se cree que tú eres la cielito lindo rediviva.

Lo que me faltaba,  no mires, no mires que se ilusiona y se aproxima. Vamos a hacer como que buscamos algo en internet para disimular. Niño interior qué es, teclea en google nerviosamente, el subconsciente  influenciado por mis preguntas.

Y de esta manera tan azarosa y gracias al lunar de la cielito he aprendido lo que busca mi jefa y ahora que lo sé igual me animo yo también a sacar a esa niña gorda y feliz que habita escondida en mí. Aunque, ahora que lo pienso, si sigo siendo razonablemente gorda y pasablemente feliz para qué voy a enredar. Que la niña se quede donde está que yo sigo para delante.

Anuncios

30 comentarios en “Cielito lindo

  1. Pero qué buenos ratos paso aquí. Deseandito estoy de leerte cada día. La Esme es tremenda, hacéis un tandem genial. La entiendo perfectamente, debe ser una tortura estar escuchado la misma cantinela una y otra vez. Yo siempre pienso en las dependientas de las tiendas donde ponen chunda, chunda de fondo, en los feriantes a los que el ninoninonino les debe salir por las orejas, en los que regentan una sala rociera todo el día escuchando sevillanas, en los profesores de zumba bailando las mismas canciones, en fin, que empatizo mucho y me pongo en su lugar.
    Así que, Esme, te entiendo.

    1. Ahora, Sensi, viene cuando me pongo en modo fosa Marianas… Como diría Schopenhauer, “La inteligencia es una facultad humana inversamente proporcional a la capacidad para soportar el ruido” 😉

      1. Qué frase más buena, claro, como que es del mismito Schopenhauer. Esta sí que me la apunto y me la guardo. Me va a hacer falta. Pero qué culta eres, ¿fosa Mariana? Por la profundidad será.

      2. Madre mía, a ver si lo he entendido. Cuánto más ruido eres capaz de aguantar, más tonto eres. No se si esta definición me interesa. A veces soporto mucho ruido, ya soy tonta?. Señor Schopenhauer, creo que usted era un poco tiquismiquis, un vecino de esos que se quejan si el de arriba arrastra una silla.

      3. 😀 😀 😀 😀 Yo soy de las que miro mal a los que hacen mucho ruido, sobre todo cuando voy en el bus o en el metro leyendo y a algún cabidisminuido le da por escuchar “música” sin cascos. Y por descontado que hay vecinos que merecerían tener las sillas clavadas en el suelo. No nos damos cuenta, pero la ciudad es tan ruidosa que, a veces, ni puedes oír lo que piensas 😦

      4. Pues muy bien, pero no se que tiene que ver eso con la inteligencia. No creo que nadie deba decirle a otro si es inteligente o no, en base a qué, a su propio criterio, que casualmente es el bueno?.
        Ahí va mi frase que no se quién la dijo: “Vive y deja vivir”.

      5. Sí, Sensi, pero hay quien vive y no deja vivir 🙂 ¿Qué cantidad de ruido debo soportar? ¿Es el silencio el estado normal o lo es el ruido excesivo? Como siempre, ¿quién decide la escala? ¡Complicado!

  2. Me encantan tus comentarios, Sensi, por la sabiduría que contienen y porque siempre te pones de mi parte, sobre todo por eso. Soy la propia Esme. Eva te manda un saludo, dice que le haces mucha compañía, está chiflada.

  3. Ay, ay, ay, ay,

    canta y no lloreeeeees,

    porque cantando se alegran

    cielito lindooooooo

    los corazoneeeeeees…..

    buena la has hecho, ahora todo el día cantando la canción de marras, a ver ahora como me la saco de la cabeza. Seguro que me acordaré de ti varias veces.

  4. Pues si la Esme hubiera sacado a relucir su niña interior seguro que le hubiese soltado una colleja al del cielito lindo y se hubiera quedado tan ancha. Total, si eres una niña no sabes lo que haces, ¿no? Creo que voy a sacar mi niña interior más a menudo. Besotes!!!

  5. me ha dado por escuchar la canción y no sólo no le nombra el melanoma, que le suelta unas perlitas como esta: YO A LAS MORENAS QUIERO DESDE QUE SUPE, QUE MORENA ES LA VIRGEN CIELITO LINDO DE GUADALUPE.

    y me uno a echar a la hoguera a la gente que escucha la música sin cascos 🙂

  6. Estoy con la Esme. La música repetitiva así a trocitos me resulta desquiciante. Solo de pensarlo, ya tengo el Cielito Lindo en la cabeza para todo el día, jajaja. Besicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s