Pero que muy merecido

Estoy que me salgo, que me salgo del quiosco porque hace un calor aquí dentro que voy a acabar cocidita madrileña. Me he trasladado a la sombra del castaño y con un ojo contemplo mi sede empresarial, como lo llamaba Eva cuando teníamos el negocio de las mancias, y con el otro vigilo al del acordeón que sigue empeñado en asaetearme los conductos auditivos.

Pero además estoy me que salgo por otro motivo: me han dado un premio. A mí, a Esmeralda in person. Ha sido esa chica tan simpática y con la que tanto me identifico a veces que dícese llamar Tejas Rojas porque tiene el pelo de ese color. Gracias, Natalia.

Eva dice que no me pavonee tanto. Como es un poco infantiloide, lo llama hacerse la chulita. Para bajarme el soufflé me ha explicado que esos premios los tienen todos los blogs porque van circulando como la falsa monea que de mano en mano va y ninguno se la quea.  Sí, será verdad, pero es que este es especial porque no es para un blog sino para uno de sus habitantes,la menda propiamente dicha. ¿A qué tú uno así no tienes? Si es que sí, no me lo digas.

Y no lo voy a aprovechar para fastidiar a doña Marga ni para criticar sus escritos porque me siento magnánima y porque lo que lei el otro día del caminito me gustó. Iba a decir que mucho pero tampoco hay que pasarse. Me gustó la idea del camino, pero a mí café con leche que no me den. A mí, ya puestos, algo más potente para llegar donde haya que llegar con un buen colocón, por si acaso no me gusta mi destino.

Conste que yo no bebo ni tomo drogas porque valoro mucho mi cuerpo serrano, pero pienso que una vez muerta como daño ya no te va a hacer porque no hay hígado que proteger ni neuronas que salvaguardar ni peligro de adicción pues para qué quieres más. La situación ideal.

También me conmovió bastante la abuelita, me hizo acordarme de la mía. Qué leches, pero si mi abuela era una arpía. Siempre nos estaba culpando de la muerte de mi madre, nos decía: la habéis matado vosotras a disgustos, sobre todo tú, Esmeralda, que eres un punto filipino. Nunca entendí esa expresión pero sí que me creí que a mi madre, de manera indirecta, la había matado yo.

Luego, para acabarlo de arreglar, se sacaba un pañuelo burruñoso de la manga para limpiarse las lágrimas y los mocos y exclamaba poseída por la tragedia, ¡pobres, pobres niñas huérfanas! ¿En qué quedamos? ¿éramos  pobres niñas huérfanas, asesinas  a secas o pobres niñas asesinas huérfanas?

Viví con esa culpa hasta que comprendí que no, que yo no había tenido nada que ver con la defunción materna ni mis hermanas tampoco. Mira los disgustos que me dan a mí la Anais y el Jonás, y aquí me tienes, tan pimpante y tan premiada, por si se os había olvidado lo del galardón que me ha otrogado Tejas Rojas.  A mí sola, no al blog, quiero recalcarlo. Al punto filipino.

Voy a ponerme las gafas para contemplarlo en toda su belleza porque sin ellas solo veo un borrón. Qué asco de presbicia, si hasta la palabra es fea. Ahora sí luce y reluce. Precioso, de verdad, y  pero que muy merecido o eso quiero creerme ¿y tú qué miras, so tabardo, nunca has visto a nadie hablando sola y escribiendo a la vez? Se llama inspiración, la que a ti te falta.

Se lo estoy diciendo al del acordeón. No sabe ese a quién se enfrenta: a Esmeralda, la asesina huérfana.

Anuncios

23 comentarios en “Pero que muy merecido

  1. Esme, ¡¡¡Felicidades!!! Te mereces este premio y más, aunque el verdadero premio es leerte (leeros a todas vosotras), que aunque te suene a tópico típico es verdad de la buena y te lo digo de todo corazón. Dar un premio a alguien es decirle: ¡Bravo! sigue dándome tus letras, que me encantan, sigue escribiendo que hay quien espera leerte 🙂

  2. de nada Esme, pero no te enfades si el próximo se lo daré a Doña Marga, que yo también le doy muchas vueltas a la entrada del caminito verde… y he decidido que cuando cumpla 80, como ya no tendré nada que perder, me voy a dedicar al Whisky..porque como bien dices, estárá bien llegar a donde sea o a ningún sitio con un buen colocón.

    Muy bueno lo de la santísima trinidad!

    1. No me enfado, si no tengo tan mala leche como puede parecer a primera leída. Oye, que mi borrachera era post mortem pero veo que tú, por si acaso, te has adelantado 🙂

  3. Creo que estoy perdida. Pero ¡me encanta!Jajaja.
    Mejor no pregunto.
    Un ¿saludo?¿abrazo?¡Es igual! el que prefieras. 😉
    P.D.: Enhorabuena por ese merecido premio. 😀 😀

    1. Esme es la amiga de Eva. Tiene un quiosco de refrescos en el parque y allí se conocieron cuando Eva llevaba a jugar al niño de su jefa. Para pasar el rato y ganar algo de dinero echaban las cartas del tarot a toda ilusa que pasaba por allí. Más o menos. Espero haberte orientado o liado más, no lo sé. Gracias por leer aunque estés perdida.

      1. ¡Guau! No esperaba resumen de tu propia mano. Muchísimas gracias a ti.
        Me gusta leerte aunque tenga que ponerme al día con las historias. Me encanta cómo escribes así que no es ningún esfuerzo. Me recuerda a ese momento que hay una telenovela empezada a la que te enganchas y vas uniendo hilos poco a poco. 😉 No te preocupes y mil gracias, de nuevo.

        Un abrazo.

  4. Es curioso, decimos que no, que no, pero nos encantan los premios … no me lo merezco, no me lo merezco, pero me siento a contemplarlo y me pongo como un pavo …
    Buenas noches Esmeralda … y Eva.

    1. Cierto. No lo quiero, pero qué contenta me pongo si me los dan. Aunque a algunos les gustan más que a otros. A la Esme todo lo que sean premios y reconocimientos le pone loquísim?

  5. Es curioso como en muchas vidas se dan culpabilizaciones de esas.
    Me parece que sirven para que algunas personas (generalmente familiares más bien directos) se hagan las víctimas ante quienes les conocen por haberles tocado lidiar con algunos jóvenes difíciles o sencillos (a los que llaman cosas como puntos filipinos). A costa de ensalzarse a sí mismos, esos adultos, marcan algunas veces a esos jóvenes de por vida con un sambenito que nunca lograrán quitarse.
    Quien lo probó lo sabe. (O puede que cosas de ésas las hayamos probado casi todos)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s