Mi respuesta es sí

Me ha dicho la Patri que si quiero irme con ellos a la playa unos días del mes de agosto, en avión porque vamos a una isla, y a un hotel de lujos.  Dicho así no suena mal, nunca me he subido a un avión, soy así de palurda y poco viajada, tampoco he estado nunca en un hotel con lujos, ¿cómo será eso? Lo único que voy a tener que hacer es cuidar del Jacobín mientras ellos, la Patricia y el Pelayo, se recrean, cada uno en su estilo.

Que le de la respuesta mañana que lo tiene que saber de urgencia máxima. Me estoy haciendo un poco la interesante como si tuviera que sopesar muchas alternativas pero en realidad solo tengo dos: o quedarme en el piso achicharrante de Madrid con la Noe que no tiene vacaciones porque entre los chinos no se estila el descanso o marcharme un mes entero al pueblo a casa de mis padres.

La Noe me presiona para que me quede con ella, dice que el trampantojo de mares tropicales que ha pintado en la pared de enfrente del sofá refresca bastante y que si te sitúas en el lugar correcto hasta puedes oír el mar. Se refiere a colocarse justo pegada a la bajante porque la cisterna del vecino, parece que no, pero cierto sonido marino sí que tiene. Ahora, refrescar no refresca nada, tienes la misma chicharrera si lo miras como si cierras los ojos. Lo he probado y no he dejado de sudar ni mirando ni sin mirar.

Mi madre también me presiona para que vaya al pueblo con ellos, dice que me voy a perder, además de las fiestas patronales con sus petardos y su verbena,  el crecimiento y evolución de mi sobrina Ariadne Manuela. Eso es verdad pero es que en el pueblo está el Toni y ese también aguarda una respuesta. Que yo sepa no me ha hecho ninguna pregunta pero, aún así, espera una decisión mía. No se me da bien decidir, cuantas más vueltas les doy a las cosas, más me lío y , al final, actúo por impulso y casi siempre en la dirección equivocada.

Total, que aunque no se me da bien decidir, he decidido, probablemente en la dirección equivocada, que me voy con la Patricia, así subo a un avión, veo el mar y además cobro. Son tres ventajas juntas, los inconvenientes ocultos ya los iré descubriendo por el camino. Mañana, cuando llegue a trabajar le diré con cara de circunstancias: Patricia, la respuesta es sí. Como si me hubiera pasado el día entero y parte de la noche reflexionado.

He ido a decírselo a la Esme para que no cuente conmigo en su nuevo emprendimiento como terapeutisa. Ni caso me ha hecho, dice que está harta de que la gente le hable de sus desplazamientos agosteños, que es un tema que le aburre de la muerte. Yo creo que está mosqueada porque de momento no se va y porque no consigue sacar del diván a la señora mayor ( ella dice vieja) que cazó el otro día. Se ve que a la mujer le ha gustado eso de estar sentada a la sombra narrando su vida a alguien que escucha o pone cara de que lo hace.

La infancia ya se la ha contado toda, la adolescencia también, va por la mediana edad. La Esme ya le ha advertido que eso es una consulta y que al final le tiene que pagar sus honorarios. Pero la Angelina, tal es su nombre, se ríe y se lleva una mano a la sien haciendo el gesto del tornillo dirigido a la Esme. Pagar por sentarme en una banqueta sin respaldo a pegar la hebra… Jolín, dónde se ha visto, a quién se le diga, qué afán recaudatorio, se pone ella.

Anuncios

33 comentarios en “Mi respuesta es sí

  1. Es una buena decisión. Entre petardos, verbena y trampantojo sofocante, es la mejor decisión.
    Ya nos contarás tus aventuras con La Patri.
    Por cierto… Pelayo no será del Norte, ¿verdad? Ese nombre es poco conocido :D.

      1. Soy del norte (de la “patria” de Pelayo el histórico) y el único Pelayo que conocí, hasta hoy, era de etnia gitana, asi que tú misma.

  2. Mientras Jacobín, con el cambio de aguas, no te de las vacaciones todo irá bien. Lo primero que tienes que hacer es enterarte de si en ese hotel de lujo hay guardería para los niños. Enchufas ahí al enano y tú te das la vida padre en la piscina. ¡Ya nos contarás!

    P.D. Tu cambio de look en el blog te ha sentado de maravilla 😉

  3. Experimenta esas ventajas y como los inconvenientes son desconocidos por ahora, y vienen solos, que lleguen y se vayan.
    Ya sabremos después. 😉

    Un abrazo, Eva.

  4. Yo siempre digo que sí directamente….así me pasa… Hay gente más cabal: sopesa, valora y se hace esquemas, y entonces toma la decisión. Yo, como tú, que sí y que sí…al mar de cabeza. Lo que tenga que venir, ya se verá después.

  5. ¿Cuidar niños en un hotel lujoso?
    Creo que decidiste mal, en estos tiempos modernos muchos hoteles lujosos ofrecen habitaciones para la servidumbre.
    Unas bonitas recamaras arriba del cuarto de maquinas sin ventanas pero con lamparas fluorescentes.
    Como sea espero que todo salga bien y el niño no se convierta en una bestiesilla implacable que te haga pedir disculpas a numerosos bañistas internacionales.

    1. Me estás asustando con la bonita recámara, espero que no, puesto que dormiré con la bestiecilla implacable. En cuanto a lo de pedir disculpas en varios idiomas o con el universal de los gestos, eso seguro que sí.

  6. Me parto…pues hace usted muy bien..deje los calores y la chicharrera y cobre mientras disfruta del mar, del jacobin y de los lujos que la esperan…las amigas, la madre y aquel del pueblo seguirán en su sitio cuando vuelvas.

  7. No solamente, a mi juicio, es acertado ese sí a la Patri, Eva, es para crear envidia a tus lectores. En mi tiempo de estudiante a eso le llamábamos un chollo.
    Feliz viaje y, ah, no dejes de escribir.

  8. No sé cómo lo haces pero siempre me haces reír, también me has dado una idea para un relato que seguramente no escriba. Para que te hagas una idea trata de Eva, que decide acompañar a una familia inglesa (que queda como más elegante) a sus vacaciones. La aventura comenzará cuando se percate de que todos los que se hospedan en ese hotel lujoso, aparte de ricos, todos son monstruos.

  9. Muy bien que te fuiste…que más da…además cobras, como bien dijiste…Que la pases bien aunque cuides al demonio, dijo a Jacobin…por favor, no hagas lo que yo haría con el niño…

  10. Si le das bola a la gente mayor no suelen tener inconveniente en contarte su vida, de acompañados que están, e incluso puede engancharte con las historias de algunos. Pero de ahí a cobrarles….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.