El pájaro del patio

El pájaro desgraciadito no sabe que hay luna llena. Una franja de su lechosa luz pinta la pared del patio y se derrama sobre la colada de Conchita, la del tercero.

El pájaro desgraciadito se encarama a la barra de su jaula y mira curioso con sus ojillos de alfiler el camisón y la bata enlunadas. Primero de un lado y luego del otro. Como se aburre picotea la media zanahoria colocada entre los barrotes. Canta un poco, desganado. Se duerme sin copa de árbol.

Justo antes de que amanezca, un trino involuntario se pone a competir con la primera radio encendida. Enseguida silban las cafeteras, zumban las calderas, una tos, un llanto infantil, un chirrido de oxidadas cuerdas. Conchita está recogiendo sus ropas. Las sacude como si tuvieran pegadas restos de sucia noche.

El desgraciadito la mira de perfil. Bonito, qué listo eres, le dice ella, despeinada, con una pinza en la boca. Él le dedica un sofisticado y largo canto esponjando sus plumas amarillas.

Nunca ha visto la luna, el muy desgraciadito. Tiene las alas atrofiadas pero cuando se columpia cree que vuela, que el cielo, a ciertas horas, huele a sofrito.

(Cuaderno de doña Marga)

Anuncios

34 comentarios en “El pájaro del patio

      1. Pero Icástico, si es muy facil, hay tres personajes (Eva, Esme y doña Marga) y una sola autora verdadera (Paloma). Más o menos como la santísima trinidad pero sin el santísima.

  1. Lo de que el cielo huela a sofrito es simplemente genial…..jajajaja. Si el pajarillo no ha visto la luna nunca, será menos desgraciado. El problema sería que sepa que está ahí y no pueda disfrutarla.

  2. Me río cada vez que leo “desgraciadito”. No debería porque es una pena de pájaro, pero es que el nombre me hace gracia, es como meterte con él pero con cariño. Una tragedia que roza la comicidad, por lo menos así lo veo yo. Recuerdo que en una escena de la película Naúfrago, Tom Hanks se destroza un pie al intentar pescar. La escena no era de risa, pero no podía parar de reír. Lo que yo digo, tragedia cómica.

  3. Me encanta ese cuaderno de Doña Marga. Y que tierno su relato!!!
    Casi estoy por quedarme yo al “desgraciadito”. Aunque me duraría poco en la jaula. Odio ver pájaros enjaulados.
    Besetes, Eva y más para Doña Marga 😉 😉

      1. Ais, es que la Esme tiene un no sé qué, que qué se yo, pero que no se lo crea tanto, que Doña Marga me encanta incluso vestida de viejita, siempre tan inspiradora. Y bueno, ¿qué decir de Eva? Algún día quiero tener tanta paciencia como ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s