Día: 1 octubre, 2015

Alejamientos

A media mañana, cosa rara, va y me llama el Toni.

Que ya es uno de octubre, Eva, me dice como sin fuera el calendario hablante.

Bueno, ¿y qué, me llamas solo para decirme la fecha de hoy?

No, te llamo para recordarte que el tiempo pasa y tú no decides.

Sí que decido, he decidido seguir sin decidir un poco más.

Que si me creo ingeniosa, se pone.

Digo, mira Toni, no me marees en estos momentos que bastante tengo con aguantar a la Pato y la Poncho en esta casa y luego con atreverme a entrar en el cuarto de la muerte en la otra y encima esta mañana Lon ha tirado toda la leche del desayuno y por recogerla se nos ha hecho tarde al niño, a mí y a las piedras.

Dice que estoy faltal, que no entiende nada de lo que le digo, que desvarío y que se nota que necesito un descanso y un cambio de aires. De lo que deduzco que ya no lee el blog porque si lo leyera sabría a qué me refiero.

Ya no me lees, Toni, le digo con resquemor. Aunque la verdad es que cuando me leía también me fastidiaba, muy coherente tampoco soy.

Si no tengo tiempo, hija, no paro con esto de la huerta.Te tienes que venir, aquí hay trabajo para los dos. ¿Cuándo vienes?

Que no lo sé, Toni, no me presiones.

Te vas a perder el otoño en el campo, es tu estación preferida, me dice tentándome, pero tentándome mal porque al que le gusta el otoño es a él.

Pero si a mí lo que me gusta es la primavera, Toni, majo, que cada día me conoces menos. Y te tengo que colgar que viene la Patricia por el pasillo. Adiós.

Era mentira, la Patricia lleva días recluída en su cuarto de la creación, para mí que huyendo de los talleres doúlicos de su amiga íntima de la infancia. Y ya que pensaba en amigas íntimas, se me ha ocurrido llamar a la Esme para contarle lo del Toni.

Esme, soy yo.

Si me llamas para comentar lo de que han encontrado agua en Marte, te diré que me da igual y que, además, ya lo sabía.

Pues mira con lo que me sale ls otra, con el agua de Marte. Qué visionaria eres, Esmeralda, te adelantas a la ciencia y todo.

Pero si es pura lógica, ¿no estamos todos hechos de lo mismo, con los mismos materiales básicos como si dijéramos? Estrellas y humanos, piedras y galaxias, perros y montañas, todos igualitos. Pues si hay agua aquí, lógico que la haya allí.

Es un razonamiento un poco raro ese tuyo, Esme y, además, lo que quería decirte es que me ha llamado el Toni. Qué raro, ¿verdad? Él nunca me llama por las mañanas.

Y pensar que el Toni está hecho de lo mismo que yo…qué grima. A lo mejor no estamos todos hechos de lo mismo y me estoy equivocando. En ese caso, sí que me sorprende que se haya encontrado agua en Marte. ¡En Marte¡, estoy que no vivo. Me emociono, me emociono.

A veces tengo la sensación de que mis seres más próximos no me entienden o es que ya no son tan próximos porque si el Universo se expande y los planetas se separan y cada vez hay más espacio vacío entre unos y otros, puede ser que a las personas les ocurra lo mismo. Por razonar al esmeraldiano modo.

Creo que me estoy liando, esa llamada atípica me ha descentrado. De momento me voy a comer el bocadillo y luego, pues ya veremos.