Alejamientos

A media mañana, cosa rara, va y me llama el Toni.

Que ya es uno de octubre, Eva, me dice como sin fuera el calendario hablante.

Bueno, ¿y qué, me llamas solo para decirme la fecha de hoy?

No, te llamo para recordarte que el tiempo pasa y tú no decides.

Sí que decido, he decidido seguir sin decidir un poco más.

Que si me creo ingeniosa, se pone.

Digo, mira Toni, no me marees en estos momentos que bastante tengo con aguantar a la Pato y la Poncho en esta casa y luego con atreverme a entrar en el cuarto de la muerte en la otra y encima esta mañana Lon ha tirado toda la leche del desayuno y por recogerla se nos ha hecho tarde al niño, a mí y a las piedras.

Dice que estoy faltal, que no entiende nada de lo que le digo, que desvarío y que se nota que necesito un descanso y un cambio de aires. De lo que deduzco que ya no lee el blog porque si lo leyera sabría a qué me refiero.

Ya no me lees, Toni, le digo con resquemor. Aunque la verdad es que cuando me leía también me fastidiaba, muy coherente tampoco soy.

Si no tengo tiempo, hija, no paro con esto de la huerta.Te tienes que venir, aquí hay trabajo para los dos. ¿Cuándo vienes?

Que no lo sé, Toni, no me presiones.

Te vas a perder el otoño en el campo, es tu estación preferida, me dice tentándome, pero tentándome mal porque al que le gusta el otoño es a él.

Pero si a mí lo que me gusta es la primavera, Toni, majo, que cada día me conoces menos. Y te tengo que colgar que viene la Patricia por el pasillo. Adiós.

Era mentira, la Patricia lleva días recluída en su cuarto de la creación, para mí que huyendo de los talleres doúlicos de su amiga íntima de la infancia. Y ya que pensaba en amigas íntimas, se me ha ocurrido llamar a la Esme para contarle lo del Toni.

Esme, soy yo.

Si me llamas para comentar lo de que han encontrado agua en Marte, te diré que me da igual y que, además, ya lo sabía.

Pues mira con lo que me sale ls otra, con el agua de Marte. Qué visionaria eres, Esmeralda, te adelantas a la ciencia y todo.

Pero si es pura lógica, ¿no estamos todos hechos de lo mismo, con los mismos materiales básicos como si dijéramos? Estrellas y humanos, piedras y galaxias, perros y montañas, todos igualitos. Pues si hay agua aquí, lógico que la haya allí.

Es un razonamiento un poco raro ese tuyo, Esme y, además, lo que quería decirte es que me ha llamado el Toni. Qué raro, ¿verdad? Él nunca me llama por las mañanas.

Y pensar que el Toni está hecho de lo mismo que yo…qué grima. A lo mejor no estamos todos hechos de lo mismo y me estoy equivocando. En ese caso, sí que me sorprende que se haya encontrado agua en Marte. ¡En Marte¡, estoy que no vivo. Me emociono, me emociono.

A veces tengo la sensación de que mis seres más próximos no me entienden o es que ya no son tan próximos porque si el Universo se expande y los planetas se separan y cada vez hay más espacio vacío entre unos y otros, puede ser que a las personas les ocurra lo mismo. Por razonar al esmeraldiano modo.

Creo que me estoy liando, esa llamada atípica me ha descentrado. De momento me voy a comer el bocadillo y luego, pues ya veremos.

Anuncios

40 comentarios en “Alejamientos

  1. Comete el bocadillo, y el Toni que respete tu voluntad que para eso eres la dueña de tu materia gris y piensas por ti misma, las prisas no son buenas ni para encontrar el agua salada de marte 😉

  2. Pobre Evita, qué mala racha lleva. A veces me quedo un rato pensando cómo aportar, pero es que vaya situaciones, que piden más un café que un par de frases escritas. Como yo no me veo capaz de dar consejos ni comentarios constructivos, le voy a dejar por escrito dos que me dieron a mí y se me quedaron grabados en uno de esos momentos de tomar una decisión vital muy importante. Uno fue “en realidad decidas lo que decidas estará bien, lo malo es estar sin tomar una decisión porque te impide seguir con tu camino, toma el camino que quieras pero toma uno para poder empezar a andar, y si no sabes cuál, lanza una moneda al aire. Tú crees que sí pero no tiene tanta importancia” y el otro fue el clásico “en tu interior sabes perfectamente lo que quieres hacer, escúchate” (faltó añadir “y deja de darme a mí la brasa”). Ríete tú de la Esme 😉

  3. Cada día veo a la Esme más dispersa, está perdiendo el ojo para los buenos consejos. El trabajo de escuchanta la tiene muy absorbida. Y cómo es que Lon ha tirado la leche?, dónde estaban las otras dos?, no le estarán haciendo eso del bullying?.

  4. Cada día me alucina más tu forma de filosofar profundamente como aquel que no quiere la cosa 🙂
    Universo, otoño y dudas existenciales compartiendo mantel con niños, piedras, patos y ponchos y saliendo airosa de tan difícil misión.
    ¡Aplausos! 🙂

  5. Qué metafísica estás. Mira, entre besta y tejas me “robaron” el comentario porque te iba a decir que te zamparas el bocata mientras sigues sin decidir, decisión que me ha encantado porque yo soy muy de eso.

  6. Ay Eva, Eva….lo que debería entender el Toni es que si te apeteciera estar con él, con su huerto o con lo que sea que quiera ofrecerte, te daría igual la estación del año. Todas serían fantásticas junto a él.
    ¿Al final sabes qué? Que el Toni está en un universo paralelo, posible, contingente…pero no real de momento. Y tus piedras, la escuchanta y demás familia pertenecen a tu vida y tu ir y venir real.

  7. Yo lo que no entiendo es por qué toma una decisión sin encomendarse a Dios ni al Diablo y ahora pretende que tú lo dejes todo para salir detrás de él. Tú no le cortaste las alas; que no te las corte él a ti.
    El bocadillo cómetelo a escondidas, no sea cosa que te lo robe la Poncho.

    Besotes!!!

    1. Quiere incorporarme a su huerto como si yo también fuera hortaliza pero le he salido un poco díscola. El caso es que le echo de menos, soy tonta. Pero la Poncho no me quita el jamón, eso sí que no.

  8. Cada día me maravillo más de tu habilidad para decir las cosas. Es que tienes un talento para comunicar que muchos quisieramos, Eva. De lo de Tony, ni opino. Eso son cosas de tu corazón. Tu mejor que nadie sabes qué quieres hacer y qué te conviene. Si hasta ahora sigues donde estás debe ser porque es donde más segura te sientes. El tiempo sí pasa, claro que pasa. Pero las malas decisiones no. Un abrazo, amiga querida.

  9. La proximidad de las otras personas es una cosa física pero su pensamiento puede estar más lejos del nuestro que La Tierra de Marte. Es frecuente considerar que nuestros seres cercanos tienen la misma concepción de las cosas que nosotros. Pero no suele ser así.

  10. Ya sabes que cuando clico doblete es que vengo de la hoja. Me gusta mucho balancearme en este contraste. Es la otra cara de una de tus dos caras, porque ya sabes que una oculta permanentemente sus dos caras. Bueno, basta de líos. Me están gustando esos poemas, los de la hoja invisible, porque los de la hoja visible…Déjalo, hoy no es mi dia. Un abrazo, Paloma.

    1. Gracias, Eladi por leer todas las caras.
      Si algún día te animas me puedes dejar un comentario en el invisible, es que está tan solitario que da hasta miedo.
      El caso es que era esa la idea, no me aclaro tampoco yo.
      Otro abrazo para ti y de nuevo ¡muchas gracias!

      1. No te preocupes, Eva, el problema no es comentar o no, es que tendría que actualizar mis cuentas de google para hacerlo, porque no las uso nunca, y no me acuerdo ni de las contraseñas si quiera. Pero bueno, la próxima vez veré qué puedo hacer. Un abrazo de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s