Día: 16 noviembre, 2015

Calladita estoy más guapa

Hala, aquí estoy, haciendo suplencias a mi edad, de becaria del blog ajeno. Es que Eva dice que ella no tiene hoy valor para escribir sus tonterías cotidianas después de lo que ha pasado este fin de semana. Que como se va a poner a hablar como si nada de Morganinas, Jacobines, Salus, proyectos personales y otros divertimentos mientras el mundo se desmorona.

Se desmorona por un lado y se reconstruye por otro, guapita. Esa es la historia humana, una historia de violencia, destrucción y construcción, de avances y retrocesos, de bondad y maldad, de altruísmo y egoísmo. En menudo embolado me ha metido esta mujer. Ahora no sé por dónde salir. No me quiero poner cataclísmica pero a veces pienso que esta historia, como pasa con todas, algún día se terminará. Vamos, que nos iremos todos al carajo y tampoco creo que se nos eche mucho de menos en el Universo.

Yo, personalmente, a veces me avergüenzo de mi humana condición, si hubiera una cumbre, póngote por caso, de civilizaciones planetarias varias no me gustaría mucho decir que soy terrícola. Sí, hombre, de ahí a la vuelta de la galaxia,  de ese planeta emponzoñado y suciorro donde nos matamos unos a otros por casi cualquier motivo y en nombre de cualquier dios, donde unos pocos viven muy bien y el resto se pudre en la miseria. Eso sí tenemos internet y redes sociales, toma del frasco, extraterrestre pringao. ¿A qué tú no tienes lazos de colores?

Oye, pero que es lunes y no se puede empezar la semana con tanto sarcasmo, desolación y desesperanza. Hay maldad, hay sinrazón, hay injusticias y hay estulticia generalizada pero también están sus contrarios solo que esos no salen en las noticias. Pero,  ¿qué  es eso que tengo delante del quiosco? Voy a acercarme a mirar aunque  de cerca veo menos que Pepe leches, esto tiene que ser basura espacial,  tiene toda la pinta. Es como una bola negra, sí, va a ser, qué ilusión, por fin voy a salir en la tele, mis cinco minutos de gloria  están aquí, ya era hora,  veía que no los cataba a este paso. Anda, mierda, ¿y esa botella de ron? Buah, los restos del botellón de todos los lunes, si es que…no salgo de lo de siempre.

Y se acabó ya, no te preocupes, que esto de hacer de tertuliana de pacotilla no se me da ni medio bien. Última vez que me como este marrón, con lo guapa que estaba calladita.

Anuncios