Grandes hazañas te esperan

Mira, qué mañana de llorar la Morganina. Ni para arriba ni para abajo ni de un lado ni del otro ni mamando ni después de haber mamado ni con el pañal limpio ni envuelta en una manta ni sin envolver ni en brazos ni sin ellos. Nada. Sin remedio.

Le hemos puesto la aspiradora, la lavadora, el secador de pelo. Es que la Salus ha leído no se dónde que a los bebés llorones les tranquilizan los sonidos blancos y esos son sonidos blancos, ya ves tú. Peor, más llantina. No le va el blanco. También le hemos puesto a Mozart, a los tertulianos de la radio, la músiquita del móvil de los planetas que tiene sobre la cuna, al Romeo Santos con Enrique Iglesias cantando Loco, el Hello de Adele. Ni por esas ni por ninguna.

La Salus, desesperada, la ha cogido en brazos en contra de sus principios educativos y la ha paseado por el pasillo, la hemos tumbado sobre el corazón de su madre para que escuche lo mismo que oía en el útero. Tampoco. Ella seguía llorando hasta amoratarse. Qué niña más apasionada, más volcánica, más tumultuosa.

Les he propuesto llevármela a la calle en su cochecito, bien abrigada, a ver si el paseo la calmaba. Creía que me iban a decir que no porque no les gusta que interfiera en la crianza, pero estaban tan hartas de oír ese llanto que han dicho sí, bueno, un ratito, prueba.

He probado, al principio muy mal, seguía llorando y la gente me miraba como si yo fuera una maltratadora infantil en serie, algunas señoras me daban consejos o hacían sus apuestas: tendrá hambre, tendrá sueño, tendrá fiebre, tendrá gases. Una, más tecnológica que las otras, me ha sugerido que me bajara una app que traduce el llanto y te dice, en menos de un clic, qué le pasa al infante berreón.

Hasta yo que soy más bien templada y no me altero con facilidad me estaba poniendo nerviosa, pero un bache ha venido a salvarme. Sí, un bache de la acera, había un adoquín un poco levantado y el carrito ha pegado un bote. Al instante la Morganina se ha callado. Hemos vuelto al terreno liso: ha vuelto a llorar. He visto más desniveles, por allí que la he metido, cuanto más brusco llevaba el carrito más se relajaba ella.

He llegado hasta el parque, hay un camino sin asfaltar, lleno de pedruscos y otros obstáculos. Al tercer meneo violento del carro ha cerrado suavemente los ojos y se ha dormido. Está claro, es una niña de emociones fuertes, necesitada de sus dosis de adrenalina diaria. Mientras la llevaba de regreso a su hogar me la he imaginado de mayor  haciendo todo tipo de actividades intrépidas: puentig, descenso de ríos bravos, espeleología científica, reporterismo de guerra…creo que le esperan grandes hazañas. Sí, estoy segura.

Anuncios

42 comentarios en “Grandes hazañas te esperan

  1. Es una señal, sí. Estas criaturas ya vienen hechas a los baches de la vida y como no les metas su dosis no hay manera. Está claro que lo fácil, lo monótono…y la tranquilidad hay que quitarlas del diccionario.

  2. Lo que le pasa a la Morganina es que no soporta el control, la linealidad. Quiere movimiento, curvas….esa niña va a ser una grande!!

  3. Y si ya la metes en un coche (y caminos de baches), hasta se te duerme. Lo de esos padres metiendo a las criaturas a las 4 de la mañana para llevarlos a pasear, es una jodienda, pero no es una leyenda urbana 🙂

      1. 😀 😀 😀 Me parece a mí que cuando nos crearon cogieron algunos elementos de la misma caja.
        En estas ocasiones, mi frase predilecta es: “Los grandes talentos, coinciden” 😀 😀 😉

  4. Hay quien opina que cuando mecemos a un bebé o le damos saltitos de caballito, simulamos a las madres primitivas poniendo a salvo a sus crías de algún depredador prehistórico.
    El instinto de preservación del bebé lo hace guardar silencio para no llamar la atención de los peligros.

  5. Pues a mi si me paseas sobre terreno pedregoso, también me duermo. En el tren no me duermo que casi ni se menea, pero en un autobús, caigo redonda. Estoy contigo en que la personalidad va con el individuo desde el mismísimo momento de su nacimiento. Esta niña promete.

  6. Está claro que a la Morganina le van las sensaciones fuertes. Si es que ya de pequeñitas se nos ve el plumero. Y con eso no quiero decir que a mí me vayan, porque lo más atrevido que he hecho es tirarme en paracaídas 😉 😉
    Besetes de noche, mi niña.

  7. Por increíble que parezca, trabajé de niñera. Una niña de tres años y mellizos de siete meses. Por la tarde tenía que llevar a la niña a la guardería y, como andaba siempre con prisas, a la vuelta llevaba a los bebés en el carricoche que parecía que iba corriendo el París-Dakkar. Pues llegaban fritos y dormían como benditos toda la tarde, oye. Jajajaja. Besotes!!!!

  8. Así que la pobre llevaba horas diciendo muy alto, (que no muy claro), lo que necesitaba. Y vas tú y sin app ni leches en vinagre, descifras su mensaje de una bonita serendipia.
    Buen finde!.

  9. Oye, la canción de Romeo con Enrique, Loco, hay que tocarla y bailarla con la patita arriba y todo a la vez. Si no lo hicieron así, tal vez fue por qué a la Morganina no le gustó. Pero me alegra que te hayan dejado sacar a la niña. Que tu también tienes que aportar en esa casa. Aveces lo menos que nos imaginamos funciona… Los baches, que bien… Esa niña va a llegar lejos… Siento mucho que Jacobín esté en regresión, pero eso es normal en algunos casos cuando llegan bebés nuevos. Ojalá y lo supere pronto. Pobre mi niño. Bendiciones, Evita. Un abrazo.

      1. Como se baila la bachata, un pasito aquí, el otro allá y levantas la patita…Seguro que eso fue lo que faltó. Eso asemeja un poco el bache…Jajaja

  10. jajaja ay… en mi pueblo tenemos un paseo largo cuya acera está destrozada y nadie arregla. Lejos de pedir al ayuntamiento que lo hagan, yo agradecia su existencia y la bautice como “la acera duerme niños”. Era ir allí a pasear…y niño dormido. Que maravilla oiga.
    Claro ahora que ya es grande y no duerme todo el dia, la he llamado “acera destroza carros” , pues se me come las ruedas con sus baches, a ver si la arreglan de una vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s