Días losa

Hay días en los que lo único que quieres es esconderte del propio día, que no te vea, que te ignore y, con suerte, se olvide de ti. Pero si es un día losa, estás perdido. Esos días vienen dispuestos a aplastarte, ese es su cometido y lo cumplen a la perfección.

Si por algo se caracteriza un día losa es por no olvidar, por no despistarse, por no irse por las ramas. Los días losa son plomíferos y como casi todo lo plomífero no conocen la evasión.

Escapar de un día losa es imposible, siempre te acaba encontrando y se te echa encima, agobiante, o se apoya en tu espalda y desde ahí, bien aposentado, haciendo descansar todo su peso, que es mucho, sobre tu cuerpo, se dedica a disfrutar de la liviandad, a hacer pasar sus horas, con calma de día losa, silbando tranquilamente o entonando aburridas cancioncillas, mientras tú cargas con él.

Cuesta atravesar el día losa con el propio día losa encima. Querrías tirarte sobre la acera, con lo sucia que está, abandonar la lucha y que te barran como a las hojas.  Te sacudes, te estiras, te mueves para ver si se desprende. El día losa es tozudo y cabezón, más que tú.

Admítelo, te puede. Lo vas a llevar a cuestas todo lo que dura. Parece que te han puesto pesas en las piernas, es denso, difícil de cruzar. Y sin embargo, cruzas, llegas ni sabes cómo al día siguiente, pones con miedo el pie en el suelo por si fuera un hijo del anterior. Los días losa son muy fecundos y se reproducen con facilidad.

Parece que no,  se ha ido y el nuevo no es su descendiente, en nada se le parece,  pero lo estrenas con todo el cuerpo dolorido, recuerdo del otro, como si te estuviera diciendo malicioso: volveré.

(Cuaderno de doña Marga)

37 comentarios en “Días losa

  1. Lo que dijo amalaidea, duran lo mismo que cualquier otro, por increible que nos parezca, lo que ocurre es que la sensación es de 48 horas, o infinito. Como el tiempo cuando te dicn que tal sitio está a 10 grados pero que la “sensación térmica” hace que parezco 1 bajo cero. Me alegro de que la losa no te impida escribir (díselo también a doña Marga)

      1. Queda acuñada la expresión “sensación tiémpica”, porque “sensación temporal” parece un cachondeo si nos referimos a días losa.

  2. El desafío es aprender el mensaje del día losa. Aunque no nos guste transitarlos, algo querrán transmitirnos, aunque más no sea el alivio por el día que no resulta losa… Qué reflexiva es doña Marga, Eva.

    Un saludo cariñoso en un día que no ha sido losa (hasta ahora) desde Argentina.

    1. Sí, qué bonitos son luego los otros días, los simplemente normales, por comparación. Un saludo, Bella.( Tengo que volver a Borges, al que he leído muy poco. Ayer me tentaste con tu entrada)

      1. Sí……esta vez me va a costar un poquito más de un día, pero luego mando a la losa a hacer …………

  3. Tengo la teoría de que esos días existen, pero cuanto más piensas en ellos más losa se vuelven. Sin embargo, si piensas que eso ha sido algo circunstancial y que no puede durar más horas de las necesarias, se acaba. Creo que tanto yoga me está modificando la duración de los días losas.

  4. Lo mejor para esos días es llevar un martillo neumático que los destrulla. Sí, ya sé que no es una cosa fácil de meter en el bolso o en un bolsillo, pero al caminar por la calle, es fácil encontrar un obrero sudoroso vibrando con uno. Se le puede pedir amablemente.

  5. Hace poco tuve uno de esos, en los que dices: ¿Para qué me habré levantado yo hoy?. Pero fue solo eso, un día, un mal día. ya pasó y ni recuerdo que me ocurrió jaja..así que no sería tan malo.

  6. Hola, Paloma, como ayer estuve en la hoja, paso hoy por aquí, aunque a lo mejor no hace falta. El caso es que me gusta comentar desde aquí, como si estuviéramos en las catacumbas de tu blog, charlando, o mejor, conspirando, con todos esos comentarios ahí arriba, mirándonos como si fueran cuadros de nuestros antepasados, voces fantasmales o sombras petrificadas en el tiempo. Vale ya. Me han gustado los poemas de los jardines, y te digo de todas formas que tu talento narrativo aflora también, y mucho, en tus poemas, algunos parecen el germen de una historia que está por contar. El modo en que versificas tiene ese ritmo, pero el tono es poético e íntimo, y en definitiva son lo que son, brillantes poemas. Te mando un abrazo grande.

    1. Es verdad que cuando se leen los comentarios de entradas de hace mucho son como voces perdidas, es como un viaje en el tiempo.
      Qué raro es.
      Yo te agradezco mucho que comentes, así, medio escondido, y que leas.
      A mí tu escritura me parece siempre muy poética, escribas lo que escribas.
      No las tengo todas conmigo con la escritura de poemas, tengo la sensación de que me meto en un terreno que no es el mío, pero no importa, es que me gusta y me lo paso bien, son experimentos.
      Tengo bastantes jardines de esos, ya los iré poniendo.
      Muchas gracias!!
      Otro abrazo para ti, Eladio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .