Día: 14 diciembre, 2015

Mi madre por teléfono (18)

Eva, contesta de una vez que sé que estás ahí. Ya te he llamado tres veces, no te hagas la sorda.

No me hago la sorda, es que estoy trabajando.

Anda ésta, pues como todos, el mundo no se va a parar porque dejes un rato la aspiradora o a la niña llorona esa. Tu sobrina, la Ariadne Manuela, es que no llora nada, nada, nada, es buenísima, buenísima, como yo. Pero a lo que te iba: ya la tenemos aquí.

¿A quién?

Pues a la Navidad, lógicamente, ya se nos ha echado encima como aquel que dice. Le estoy escribiendo un crhistma a tu tía Chelines. Le he puesto: querida Chelines, te deseo que pases unas felices fiestas en compañía de los tuyos. Pero luego he pensado que como está más sola que la una igual le puede sentar mal, ¿lo cambio?

Ay, y yo que sé, me haces unas preguntas a estas horas…

Bah, nunca me queréis ayudar en nada. Tu hermana igual, y ya nadie escribe crhistmas, qué mal, con lo bonitos que son. Te mandan una mierda de felicitación por el teléfono y arreando que vienen dando. Yo no, yo escribo como está mandao. A ti y a la Noemi también os he enviado uno precioso con unos pastores con panderetas, ¿te ha llegado?

No, todavía, no. Y te tengo que dejar que me va a ver la jefa.

Pues le dices que soy tu madre y que me estoy muriendo, eso no falla, todos se conmueven. Me gusta mucho la Navidad pero también le tengo manía, no se por qué. Ahora, para bonito, el crhistma de las niñas, qué preciosidad, virgen santa.

¿Pero de qué niñas hablas?

De las niñas de la Letizia, pazguata, más rehermosas no pueden estar. Me hubiera gustado hacer una felicitación así, con la foto de mis nietas abrazadas pero como solo tengo una porque tú vas con retraso pues a mandar pastores y árboles con bolas como todo el mundo. Bueno, como todo el mundo no que ya nadie manda.

Tú sí.

La Navidad es lo más bonito que hay pero cansa. A mí me cansa, casi que antes de que haya empezado y ya me noto yo derrengá. Pero me gusta, me da ilusión, vamos a hacer un belén viviente en el hogar. Adivina quién voy a ser…

¿La Vírgen?

Más quisiera, se la ha llevado la Elisa, es más acaparadora…voy a ser la estrella, no te creas que me hace mucha gracia porque es la única que ni habla, ni canta. Hay que joderse, con perdón. Bueno, hija, trabaja, trabaja, he visto al Toni, a ese también le voy a mandar un crhistma pero de los que explotan en la cara cuando los abres. Será alpargato, dejarte plantada…

No fue asi, él quiere que vuelva.

Pues vuelve, pero no con él. Encimita la tenemos ya y todavía no he ido al mercado a por la pata de cordero ni a por la purpurina para el traje de estrella. Te digo que ya estoy machacá, con lo que me gustan los festejos. Adiós, guapa y contesta a la primera cuando te llame, coñe, que es Navidad y paz en la tierra a los buena voluntad. ,