El banco de estar triste

Hay un banco en el jardín donde me siento cuando estoy triste, cuando estoy aburrida, cuando estoy harta.

Me siento y veo la silueta de los montes, las ramas de los árboles, el cielo y sus ingredientes.

Los pájaros vienen a cantarme, preocupados por lo triste, lo aburrida, lo harta que me ven.

El viento me monta un espectáculo de caída de hojas solo para mí, me revuelve el pelo, lo descoloca como si quisiera así cambiarme el ánimo.

Las nubes se disfrazan en su viaje por el cielo: ahora de dragón, ahora de Juan con bigote, ahora de una mano que se estira y estira y luego se cierra en puño.

Yo me quedo muy quieta, en silencio, simplemente sentada en mi banco de estar triste, mirando, escuchando, estando y nada más.

Al rato me levanto, me sacudo los pantalones, me estiro hacia arriba y hacia abajo, doy unos cuantos pasos y me marcho por el sendero. Ya estoy menos triste, menos harta, casi nada aburrida. Me entran ganas de hacer cosas y hasta me río.

Lo malo es que no tengo jardín.

(Cuadernos de DM)

Anuncios

37 comentarios en “El banco de estar triste

  1. Siempre podemos encontrar ese banco en el parque, una piedra en el campo, contemplando el paisaje, la mullida hierba o incluso el jardín imaginario y como doña Marga cambiar las penas por ilusiones nuevas. Abrazos.

  2. Siempre hay un rincón mágico que nos ayuda a huir de lo prosaico que nos aplasta. Doña Marga, siempre tan especial, tan distinta, tan exclusiva…. Y, sin embargo, tan en sintonía con nuestros sentimientos. Tan humana, vulnerable, melancólica… parecida a cada uno de los que la leemos… ¿Será por eso que es diferente? ¿Será cuando te haces tan igual a todos, cuando te fundes con los demás que te conviertes en única? 😉

  3. Yo te presto el jardín si me dejas un hueco en ese banco. Necesito un sitio en el que estar triste. Parece, que como siempre me ven bien, no tengo derecho a lo contrario… y me da mucha rabia. 😢

  4. Lo del banco y el jardín se puede arreglar. Vete a tu banco y pídeles el saldo de la cuenta corriente, a mi me dan ganas hasta de llorar, menos mal que me sellaron los lacrimales al nacer

    Bueno lo del jardín no tiene arreglo, de acuerdo 🙂

  5. ¡Pero si ese es el banco de estar alegre!, quiero uno así. A veces no hay que salir para encontrar un refugio o un apartado para mudar la piel del ánimo, en nuestro interior hay ricones cálidos que sobreviven a esos pequeños inviernos se se nos echan encima de repente, sin partes ni avisos. Bonito.

  6. Si ese banco más parece un cargador de baterías!!! Tú eres muy pero que muy lista….te sientes medio triste, vas al banco, te recargas y continúas!!! Dime dónde está el banco que un día de estos te hago compañía y nos recargamos juntas!

    1. Pues mira, Natalia, ese banco existe de verdad y me he sentado muchas veces en él pero no puedo ir siempre que quiero. Tú también tienes tus “bancos”, ese baño en el mar, por ejemplo.

  7. ……Yo me quedo muy quieta, en silencio, simplemente sentada en mi banco de estar triste, mirando, escuchando, estando y nada más……La filosofia oriental. Contemplación y descanso mental…te ayudaran conseguir

  8. Quizás no tengas jardín físico pero estoy segura de que tienes uno en alguna parte. En tu vida hay un jardín, ese en el que nos cuentas con tanta claridad que casi podemos tocarlo, que tienes un banco desde el que descubres que el mundo, es mucho más que lo que podemos acariciar en los dias tristes.
    Besos eva.

  9. Cuidado, que los jardines imaginarios no están nada mal. Cada cual se imagina lo que le da la gana, ¿no te parece? Incluso tengo una conocida que afirma que de pequeña, como sus padres no le dejaban tener un cachorro, tenia un perrito imaginario.

    1. Claro que sí, para eso tenemos esa capacidad y menos mal que la tenemos aunque la realidad me sigue pareciendo más intensa, en lo bueno y en lo malo, y lo inventado solo un sucedáneo.

  10. Mi banco preferido es el coche, me sirve para todo, para pensar, para cantar, para llorar, para reír, para imaginar proyectos, para aterrizar en la realidad y hasta para llegar a los sitios. Hoy he pensado tanto en el coche, que me he pasado la salida que tenía que tomar.😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s