Los vecinos viejos

Unos de mis vecinos son dos hermanos muy viejos. Son tan viejos que sus padres también son viejísimos, el padre incluso murió de puro viejo que era. Ahora viven con la madre vieja y cuidan de ella entre amorosos y malhumorados porque piensan, y tienen razón,  que deberían ser ellos los cuidados.

A través del tabique que nos separa oigo sus toses viejas, su arrastrar de zapatillas, sus viejos programas de televisión y cómo se llaman a gritos entre ellos cuando necesitan auxilio para secarse un pie o abrocharse un botón.

Cuando salgo al rellano para subirme al ascensor huele a sopa de otro siglo y me imagino flotando a los fideos arrugados, a punto de perecer. Si abren la ventana para ventilar entra en mi casa un olor a polvo rancio, a moqueta asilo de ácaros ancianos.

Todos los días salen un rato a la calle, después de dejar a la madre sentada en un sillón desvencijado, y dan una vuelta a la manzana con las bocas tapadas por dos bufandas de cuadros grises. Despacio, parece que nunca van a coronar el final de la cuesta, hasta la meta del portal. Pero llegan, porque son tenaces, y se agarran jadeantes a la barandilla de la escalera mirando con admiración y un poco de susto el trote con salto final de Pablito, el niño del tercero, mochila a la espalda y llave colgada del cuello.

(Cuaderno de DM)

 

Anuncios

44 comentarios en “Los vecinos viejos

  1. Qué bien escribes… Te lo repito de nuevo, como los de atrás. Convéncete de que no son nuestros ojos, miopes de estimación, los que lo dicen.
    Y qué imágenes más preciosas… “sopa de otro siglo”, “moqueta asilo de ácaros ancianos”…
    Eva, dile a doña Ma(r)ga que esperamos que algún publique su cuaderno; una nota tras otra, palabras como hormiguitas, y lo ponga a la venta en Amazon 😉
    ¡Compro! 😀 😀 😀

      1. Pero no una compradora cualquiera, una convencida, que regalará y recomendará su cuaderno 🙂 ¡tú no sabes cómo funciona hoy día el boca oreja con las buenas letras!

  2. Vaya cuadro costumbrista acabas de pintar. Me ha entrado mucha melancolía con esa imagen de vejez decrépita….ay pobres…….

  3. Tengo la sospecha de que Doña Marga vive en el mismo edificio donde yo viví sola por primera vez. Era, con una diferencia de 40 años menos, la habitante más joven de la comunidad de vecinos.
    Estuve allí durante dos años, y pese a que todo el portal olía como dice Doña Marga, a polvo, a cosas sin ventilar, fuí razonablemente feliz allí. Con una sensación como de 20 abuelitos cuidando mi espalda.
    Qué lindo lo cuenta todo Doña Marga.
    Un beso.

  4. Te lo digo en serio, y no es por adular: ¡qué calidad tienes para contar historias sencillas pero interesantes! Me muero de envidia, ojalá yo fuera capaz de crear ambiente como tú.

    1. Pero si tú escribes genial y tienes un sentido del humor buenísimo, Holden, no digas. Para envidia la que le estáis haciendo pasar a la Esme, creo que nos va a cortar el cuello a todos.

  5. Me encantan tus relatos porque siempre me dejan con las ganas de querer más… como un flash de una realidad y luego se apaga la luz y… (son esos tres puntos suspensivos los que me dejan enganchado una y otra vez)

  6. El fondo del asunto, cuando se habla de los viejos, es siempre triste. Bonita la escritura pero triste el tema. Por qué será que ninguno nos imaginamos en ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s