Día: 3 febrero, 2016

La tienda de las cosas feas

Todo es muy feo en la tienda de las cosas feas.

Hay cajitas feas con tapas en forma de horrorosa flor, estatuillas chinescas que emiten siniestros brillos, un frutero que imita a un enorme fresón, lamparillas que se retuercen sobre sí mismas como si les doliera su propia fealdad, un abrecartas con el mango de un dios azteca enfurruñado, columnas corintias de hace cinco minutos, una familia entera de perritos de porcelana ladrando a la mesita de patas con filigranas.

Y un pato que me recuerda a alguien, incrustado en una peana, las alas abiertas, queriendo volar.

(Cuaderno de DM)