El crecimiento interior

 

En la anterior entrada: (Esme habla, por no estar callada, de su aversión al metro y a los viajeros del mismo.)

En la entrada de hoy: (la Poncho se pasa toda la santa mañana sentada en el sofá con aspecto de vegetal. No está cadáver, sólo practica el crecimiento interior. Eva, que no pierde ocasión de marear la perdiz, también se sienta con ella pero crecer, crecer, lo que se dice crecer…crece poco, solo le entra sueño.)

 

Llevaba toda la mañana viendo a la Poncho sentada en el sofá y ya me estaba intrigando. Diréis que me entra la intriga con bien poca cosa pero es que la Poncho no estaba leyendo ni viendo una película ni trajinando por las redes sociales ni escuchando música ni practicando ninguna de esas actividades tan queridas por nosotros los humanos para distraernos de nuestra mortal condición. No, ella ahí, a palo seco mirando al frente, pero como sin verlo.

Por un momento pensé que estaba muerta, un claro caso de sobredosis de cuencos tibetanos y exceso de namastés, pero noté que respiraba. Entonces me acerqué a indagar, no fuera aquello la antesala de la defunción.

Digo, señora Poncho, ¿se encuentra bien que la noto muy pétrea y como obnubilá? Carcajada más bien loca  y la siguiente explicación: estoy practicando el crecimiento interior, tengo que intentar estar quieta, sentada, sin hacer nada. Parece fácil, pero no, ¿quieres probar conmigo?

Con lo derrengada que ando a media mañana, la idea de aparcar el mocho y aposentarme en un sofá a verlas venir me pareció mejor que buena. Pues a su lado me senté sin mas preámbulos, suspiré hondo porque es lo que hay que hacer en estos casos y me dispuse a descansar tan ricamente.

Abandónate, relájate y no te exijas nada, se me pone ella con una voz así como la de la serpiente Ka del Libro de la Selva. Qué sueño, majos, me estaba gustando el crecimiento.

Deja que fluyan tus sentimientos, emociones, fobias, alegrías, recuerdos, deseos, miedos, amores..sigue ella.

Eso ya no me gustaba tanto, qué trabajera ponerme a sacar todo eso, peor que hacer el cambio de ropa de armarios. Pero para que me dejara tranquila le dije que sí, que ya.

De toda esa mochila-sigue con su voz de entre muermo y persuasión- elige sólo lo que te agrade y al resto le das tu bendición porque te ha ayudado a llegar hasta aquí y a ser lo que eres. A continuación, lo envías al infinito para que se disuelva en la nada.

Madre mía, qué de pamplinas, ¿y eso cómo se hace?

Que te quedes sólo con lo positivo, pero si es muy fácil, ¿notas tu crecimiento interior?

Noto que la Patricia acaba de salir del cuarto de la creación literaria, vulgarmente llamado despacho, y como vea la fregona tirada en una esquina y a mí despatarrrada en el sofá, la que voy a ir al infinito voy a ser yo. Infinito rima además con finiquito, me levanto. Adiós y gracias, señora Poncho.

¿Pero crees que soy buena maestra de crecimiento interior?, me grita ella sin abandonar su postura sedente ni dejar de mirar al frente. Se ve que el infinito y la nada se hallan justo ahí aunque yo sólo vea una pared.

Es que voy a empezar a dar clases, mañana vienen las alumnas.

Y ahí la he dejado, creciendo y mandando lotes de desgracias a la nada. Pues buena va a poner la nada con tanto envío.

 

Anuncios

38 comentarios en “El crecimiento interior

  1. 😀 😀 😀 Me temo que Eva tiene, como a muchos nos ocurre, serías contradicciones con todo esto… Por una parte le gustaría que funcionara, pero por otra, ¡hay tantas ponchos suelt@s por ahí! Por una parte es bonito pensar que la actitud puede atraer las cosas positivas y hacernos ver la vida de otro modo, pero por la otra está el mocho ahí tirado. Oxímoron vital, podríamos llamarlo 😀 😀

    1. Si, algo así, muy bueno lo del oxímoron vital. Me has hecho ir a buscar la definición exacta de oxímoron, que una tiene mala memoria y cultura la justita. Otro día me pones pleonasmo 🙂

  2. Hay gente que nace para encontrar los eternos caminos de la paz interior, y personas que existen para realizar las tareas rutinarias que previenen la muerte de inanición en los buscadores de la paz.

  3. ¿Y el resumen del capítulo anterior? ¿Y el anticipo del capítulo diario? ¿Ehhh? ¿Qué modos son esos? Una se aprende una estructura, una forma y ¡ñácate! me la cambian de un plumazo como cambios sufren las autoras.

    Firma: Lectora quejosa.

    PD: ¿Necesitaré una alineación de algo? ¿tendré que recurrir a la Poncho?

  4. El infinito y la nada no solo están en la pared, Eva. Tan sencillo como natural … pasar por aquí es un relajo para la mente. Gracias y no dejes de escribir nunca.

  5. Me encanta cuando entra en escena la Poncho. La he visto ahí sentada y tu a dos palmos de su cara comprobando si respiraba. Qué cómica eres, son unas escenas geniales. Te hablo de escenas porque para mi esto es como una serie, con su previously y todo, no le falta detalle. Me he reído mucho.

    1. Gracias por decírmelo. Hay días que me siento pesada y pienso que siempre estoy dando vueltas a los mismos temas. Lo pienso porque es verdad, pero si hace reír un rato ya me quedo más tranquila. Muchos besos, Sensi.

  6. Yo quiero crecer, yo quiero crecer, yo quiero crecer… Hummmmmmm…. Jajaja… Ay, Evita si me imagino tu despatarrada en el sofá y tirando lo negativo a la nada con un ojo entreabierto por si te pescaba la Pato. Que bueno está esto… Besos, mi reina.

  7. Yo es que no tengo tiempo de sentarme a mandar desgracias a la nada. Y cuando me siento un rato es para ver bobadas en la tele o en Internet. Ahí sí que noto que mi mente se vacía. Jajajaja. Besotes!!!

  8. A veces se deja crecer “a monte” el interior, crece y crece, no lo podamos y nos ahoga tanto interior. Ya me gustaría ver el crecimiento interior de la Poncho entre una aspiradora y la plancha, entre la escobilla del váter y el paño del polvo. Sí, esa es la realidad de mucha gente: se mueve entre el finiquito y es infinito, no es un camino tan largo como parece.

  9. A mí me parece que con todas esas cosas que practica la Poncho y tanta otra más gente no se descubre nada, excepto que el politeísmo que la Iglesia pensó haber desterrado sigue ahí. Vamos que no se ha ido nunca y no descartes que un día se ponga de nuevo de moda sin tapujos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s