Día: 11 febrero, 2016

Muerte entre los calcetines

Un mujer muere sepultada bajo una montaña de calcetines azules, negros y grises.

El cadáver pasó tres días sobre la cama, bajo los calcetines recién lavados, hasta que uno de los hijos, rebuscando en el montón al grito desesperado de “alucino, no tengo calcetines en el cajón”, lo encontró.

Su pérdida ha sido muy lamentada ya que han sido incapaces de emparejar los calcetines.

Parecía tarea fácil, pero no. Se trata de un trabajo delicado y minucioso, según han manifestado,  ya que existen diferentes tonalidades de gris entre los grises, de azul entre los azules y de negro entre los negros.

Los forenses tratan de averiguar si la muerte se produjo por sepultamiento, como se pensó en un primer momento, o por aburrimiento, hipótesis que no descartan.

( Cuaderno de Esme)