Muerte y resurrección

Lo que me ha cundido esta Semana Santa, no hay como quedarse sola para que los proyectos fluyan o para que se estanquen pero que bien estancados. No importa, qué paz, qué silencio, qué falta de obligaciones, qué quietud en las calles. La lavadora y yo hemos descansado muchísimo.

Las mañanas las he dedicado a trabajar en el guión y las tardes a darme vueltas por mi barrio desolado. Solo quedábamos la que recoge colillas del suelo con un abrigo de leopardo de peluche y un chándal debajo (cosas más raras se han visto en la Madrid fashion week), la que pasea en brazos a un perro cojo y el viejo de los zapatones y las barbas de profeta que mira escaparates de ropa de mujer. En familia, vamos, tan ricamente.

El guión muy bien, gracias, ya que me lo preguntáis. He llegado hasta la segunda temporada y ahí he chocado con mi primer obstáculo. En mis ansias por introducir acción, movimiento, intriga y diversión en este muermo historia me he cargado a todos los personajes, incluída a mí misma. Lo que he podido llorar en mi propio entierro, es una pena perder a tu ser más querido, prueba y verás qué mal rato pasas. Una vez finiquitados todos y como no sabía qué hacer con esa nada que yo misma había creado a base de destruir, me comí una torrija. No sirve como método de inspiración, ya os lo avanzo.

Darse un paseo sí. Salí, escuché a los pájaros cantar, qué bonito, parezco doña Marga, había dos mirlos haciendo un nido sobre la copa floreciente de un castaño, primaveral a tope. Y ahí es cuando se me ocurrió la idea, ¿no renacen las hojas y rebrota lo que sea que tenga que brotar después de haber finado? Pues así los personajes. ¿Acaso no estamos a un paso del domingo de resurrección? (Era sábado cuando esto acaeció) Pues a revivirlos a todos.

Y eso hice. Ya los tenéis a cada uno en sus puestos tal y como estaban, un poco más paliduchos porque el rato de muerte no se lo quita nadie, y dispuestos a seguir dando la brasa con sus anodinas vidillas. Yo me he quitado un par de años, bueno cuatro, porque para eso soy la guionista pero por lo demás, sigo siendo la Esmeralda de siempre.

Para la tercera temporada no sé, parecía más fácil lo de escribir guiones, necesitaría tiempo para pensar pero mi familia también ha resucitado, ya están todos aquí, voy por la tercera ( temporada no, lavadora). Y también han vuelto los vecinos, las obras de la casa de al lado, los atascos, la hora punta, las colas del supermercado, mi horario laboral. Así quién leches va a crear nada medianamente interesante, así quién va a hacer descubrimientos esenciales para la humanidad.

Si lo sé, no me resucito.

Anuncios

36 comentarios en “Muerte y resurrección

      1. Si mujer claro que se sale . Tambien tuve mi epoca sin lavadora , que esto es tercer mundo chica..Y luego los chicos crecen y se van..Se los extraña pero con tanta paz kakaka

  1. La Semana Santa esta no acaba hasta que no se reanudan las clases, esas son las que marcan el ritmo de la vida. Que los colegios no se inventaron para formar a los niños, esa es la versión oficial, se inventaron para que los padres pudieran tener algo de vida. ¡Vacaciones!, quién las quieres, yo solo quiero normalidad y mucha rutina. Y lo de las lavadoras hay que acabar con ellas pero ya, vamos a tener que volver a antaño, un baño a la semana y muda limpia los sábados, ya está bien, hombre.

    1. Totalmente de acuerdo. Las vacaciones según como y con quién pueden ser agotadoras. Y lo de las lavadoras es antiecológico, miremos más por el planeta Tierra y menos por la higiene familiar.

  2. ¿Resurrección o insurrección? Prefiero insurrección: “¿Dónde estabas entonces, cuando tanto te necesité…?” Y las lavadoras también mueren a veces, cuidado. Claro que existen reencarnaciones, en la tienda de electrodomésticos (chiste malo).

  3. 😀 😀 😀 Lo de la torrija me ha llegado al alma. Tú con eso de resucitar a los muertos, ¿no estarás haciendo un remake de The Walking Dead a la madrileña? Mira que esas miradas perdidas y esa sangre reseca alrededor de la boca no le sientan bien a todas las personas 😉

  4. He pasado en Madrid la Semana Santa, y qué lástima no saber donde está tu barrio, habría pasado a darme un paseo contigo Esme. Un beso grande!

  5. Me ha encantado (y mucho) este post. ¿Cómo que una torrija no inspira? ¡Será que inspira más una insulsa acelga cocida! Yo creo que para salvar la tercera temporada Esme va a tener que recurrir a los aliens, que si no yo no sé como va a lograr innovar a estas alturas. Tengo que probar eso de llorar en mi propio entierro y probar a ver ‘que se siente al perder a tu ser más querido’ XD

    1. La torrija es que lo que te inspira son ganas de echarte la siesta 😉 Saludos de parte de la Esme, dice que le caes muy bien pero que vigiles a tu dron, por si acaso.

  6. Decía que aún me queda una semana de vacaciones. No estoy descansando sino estoy haciendo todo lo que no podré cuando comiencen de nuevo las clases como dejar reluciente mi casita.
    Había escrito otra cosa que me hizo reír mucho pero ya se me olvidó jaja.

    Un abrazo

  7. Yo es que la verdad es que no lo acabo de tener claro, Esme, ¿te cundió o realmente te aburriste?… que nadie dijo que el aburrimiento fuera malo o poco creativo 😉
    Besos.

  8. Es cierto, a veces uno, después de haber escrito tantas cosas, se queda de repente sin tensión. Como si nada le interesase. Estos apagones no se sabe lo que pueden durar. Qué difícil es eso de ser constante. Bueno, a mí me parece, que ser constante, en un ser humano, es como pedir peras al olmo. Pero es que, por otro lado, como no te obligues un poco es que tu vida se va a la catatombe, como decía mi tío Paco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s