Dije jardín

Se lo dije claramente: lo que necesito es un jardín. No hace falta que sea muy grande, me vale con un par de tilos, un castaño, una parra, tal vez un sicomoro, un palo jabón o sapindus saponaria y unos cuantos rododendros. Estos últimos ni idea de cómo son pero creo que quedarían muy bien.

Taquicardias, sensación de opresión, malestar estomacal, insomnio y dolor de cabeza, ¿a qué lo achaca?, me preguntó el bata blanca enumerando mis síntomas y sin prestar atención a mi lista botánica, mucho más interesante.

A la falta de un jardín, se lo acabo de decir. No oigo pájaros, sólo coches.

El doctorcito me miró raro y con susto, como si en vez de “no oigo pájaros, sólo coches” yo hubiera dicho, “ahora mismo voy a sacar la pistola que llevo en el bolso y adiós a su plaza fija con horario de mañana en el centro de salud”

¿Y desde cuando está usted así?, ¿lo asocia con alguna circunstancia concreta?, indagó él resguardándose tras su ordenador.

Con la falta de un jardín. Me gustaría ver alguna estrella por la noche, mientras los grillos, ya sabe, cri, cri, cri, eso que ellos hacen, y también los búhos y el frescor del rocío en la mañana y esos aromas a tierra mojada después de la lluvia.

Para grillada tú, me pareció leer en sus labios mientras me extendía una receta y el volante para un análisis de sangre.

Tiene poca imaginación este galeno, cree que todo se puede saber investigando esos ríos tintos que nos recorren. En la receta estaba escrito: lexatín. Qué doctorcito más necio, ¿estará sordo o es que es tonto perdido? confunde las palabras, yo dije claramente jardín, con una jota bien grande.

He tratado de explicar el equívoco en la farmacia pero la boticaria, otra que tal, dice que no dispensa jardines y mucho menos sin receta.

Esta pastilla da sueño y de pájaros,estrellas, grillos, búhos, rocío, castaños y rododendros nada de nada de nada de nada.

(Cuaderno de O)

Anuncios

45 comentarios en “Dije jardín

  1. Con el jardín no hace falta pastillas… pero algunos médicos no comprenden y recurren a lo único que conocen.
    Aunque sea puedes armar algo pequeño con macetas floreadas en la primavera, Eva.
    Un cariño para ti desde Argentina.

    1. Las patatas también están grilladas, señorita patata. Vistos tantos comentarios que se solidarizan con tus males porque se sienten igual, tengo la solución (obvia, mucho): Fundemos una cooperativa agrícola. Todos. Compremos un pueblo perdido en mitad de la montaña. Cultivamos nuestra comida, tenemos animales, autosuficiencia. Sexo libre, por supuesto y algo parecido a la anarquía. Es decir, comuna hippy-naturista-anarquista-republicana-salida sexualmente-vegana (o a medias). Tendríamos la hostia de jardines y árboles y cultivaríamos nuestra propia droga, por supuesto. Yo no fumo pero podría replanteármelo. ¿Cómo lo ves? Coches o humo, ni en pintura. Civilización, ni en pintura, mejor dicho, sólo lo bueno: Ordenadores, internet, música…

  2. Yo padezco cochecitis aguda y monoxidorexia carbonólica, además de ruidición agudísima…

    Y el médico no lo entiende.
    Decía que yo estaba loco.
    Y así muchas veces… hasta que me harté y me comí al médico.

    Todavía lo están buscando.

    Besos locos.

  3. Creo que todos estamos mucho más faltos de jardines y campos de lo que la gente se cree. Un buen par de días laborables en el pueblo, de relax, sin coches y con mucho verde. Con vinos a la 2 y a las 9, y con al menos una parrillada, o barbacoa o asado. Con eso se nos curaba todo, te lo digo yo.

  4. Jajajaja , es buenísimo, Eva.
    Ahh, a mí me pasa lo mismo. Me conformaría hasta con una terraza ajardinada, en Valencia la tenía, ahora en Viena no, y la echo de menos a rabiar.
    Besos

  5. Esto… ¿quién es “O”? ¡Ahora me he perdido! 😀 😀 😀
    “Rododendros” 😀 😀 😀 Me temo, Eva, que frecuentamos libros similares, porque tampoco ni idea de lo que son, pero la palabreja suena de lujo.
    Cuando era niña me pasaba lo mismo con los pasteles de jengibre de Enid Blyton, que ni idea de lo que eran, pero me apetecían un montón 😀 😀 😀

    1. O de “otra que tiene un cuaderno”. Era una broma, pero sólo te has dado cuenta tú.
      Yo, cada vez que leía eso del jengibre, iba a la cocina a comer algo con la esperanza de que se le pareciera.

      1. 😀 😀 😀 ¡Vale! ¡Qué alivio! Pensé… ¡zas! un personaje nuevo y yo en la inopia. ¡Alguien que intenta imitar a Doña Marga! 😀 😀 😀
        ¡Yo saqueaba la cocina! Me daban un hambre las merendolas que hacían con sus pasteles de salchichas, las limonadas frescas y todo eso… ¡no sé si devoraba más rápido los libros de los 5 o la comida de la nevera! 😀 😀

      2. Yo también me di cuenta de la O. Me estaba leyendo todo los comentarios para ver si lo aclaraban en alguno, antes de repetirme con la preguntita. Me ha quedado un comentario muy repelente, de marisabidilla. “Profe!, yo también los sabía”.
        ¿Por qué nos gustará tanto un trozo de verde?. Yo estoy deseando tener el mío, pero no hace falta que vengan los grillos, los grillos que vayan al jardín del vecino.😀

      3. Hola, Sensi, ahora me hace más gracia leer tus comentarios. ¿Sabes que Martes ha ganado? Lo acabo de ver, me he puesto contentísima.

  6. Menos mal que martes de cuento te ha preguntado, porque he estado un rato pensando en lo del cuaderno de O. Ya estaba yo pensando que en una semana de ausencia me había perdido un personaje principal….

  7. Una cosa es la medicina y otra la salud. Casi todos los médicos se dedican a la primera y sólo algunos velan por la segunda. Estos últimos, para que vivas, no te duermen. Hay pocos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s