Sección de calzado

Cómo odiaba acompañarla a comprar zapatos y cuánto tiempo pasaban comprando zapatos o, más bien, yendo a buscarlos, a mirar. Ella, entre otros muchos males, tenía lo que se conoce un tanto ridículamente como “pies delicados” y le costaba mucho encontrar el calzado adecuado.

Cómo se aburría en esos recorridos por todas las zapaterías del barrio y luego en las de los barrios colindantes. Pues ella, a medida que empeoraban las dolencias de sus pies y de paso todas las demás, sin rendirse ni conformarse, ampliaba el territorio a explorar.

Cómo detestaba tener que contestar a preguntas del estilo de”¿qué tal estos, son muy feos o pasables, qué te parecen estos otros, te gustan esos de medio tacón, qué sería mejor: una bota cerrada, cordones, cuña, ante o tafilete? Nunca supo qué era el tafilete y la palabra en sí le resultaba repelente.

Cómo le dolían sus propios pies y también la cabeza después de esos periplos en busca del zapato inexistente, porque ella nunca encontraba nada a su completo gusto y qué malhumorado, rabioso y con la sensación de que le estaban robando vida se sentía.

Por el camino de vuelta, imaginaba la felicidad de una existencia sin ella, sin sus pies delicados y sus múltiples problemas de salud, con tiempo para él, caminando a zancadas rápidas por las calles, liberado al fin del peso de ese brazo agarrado al suyo.

Por eso era extraño que en los últimos meses le hubiera dado por acercarse cada tarde, al menos unos minutos, a la seccción de calzado de los grandes almacenes. Allí, acomodado en uno de esos asientos circulares y mullidos, al lado de mujeres que se probaban zapatos con desesperación y de hombres con cara de mortal aburrimiento, escuchaba las familiares preguntas que aplacaban su nostalgia.

Cómo añoraba la palabra esa: tafilete.

(Cuaderno de DM)

Anuncios

58 comentarios en “Sección de calzado

  1. El tiempo hace que olvidemos lo malo y los recuerdos se vuelvan mas dulces y se revelen los pequeños detalles que nos gustaban como la compañía y el cariño. Es como la rosa del Principito.

  2. Dejando evidente mi más que patente ignorancia, no sólo musical con lo de la canción de la novia del otro día, sino con la lengua de Cervantes, te diré que he buscado tafilete porque no tenía ni idea de lo que era, pero que eso me ha llevado a tener que buscar dos más, bruñido y cordobán. Casi ha sido peor el remedio que la enfermedad. Besitos

    1. Jajaja, oye, que yo tafilete también lo he buscado, sabía que iba con zapato pero no qué significaba. Cordobán tendré que buscarlo ahora. Y no sigamos que la liamos.

      1. Bueno, al menos sabes lo que es bruñido. Aunque si has buscado tafilete en la rae, tienes que haber leído las dos palabras, dice algo así como que es un cuero bruñido, más fino que el cordobán, jajajaja. Besitos

  3. Buahh…estoy agotado, mentalmente. Busco tafilete en la wikipedia y voy a parar a una cabra, que parece que es la madre del cordero (es raro esto, ¿no?). Por fin, lo más decente que encuentro sobre tafilete es: “Cuero de cabra, fino, blando, flexible y lustroso que se emplea, sobre todo, en la confección de zapatos y en encuadernaciones de lujo.” Pero si parece claro que el espinete era el hijo o el cruce de la espina y supongo que el sainete, el tafilete será el hijo del alfil, o el alfiler quizá, con se supone que el filete. O quizá tá filete significa algo así como tá gordo, tá cachas. Y sin duda que el cordobán, ya no voy a molestarme en buscarlo, es el hijo cordobés de Juan Antonio Corbalán.

  4. ¡Qué triste y qué real! Muchas veces cuando tenemos a alguien cerca parece que lo fácil es fijarse en las cosas que nos molestan, y no en todo lo bueno. Muy triste pero muy bonito.

      1. El naturalismo es una despiadada descripción de la realidad. Zola lee este relato y seguro que te considera hija suya (desde el punto de vista literario). Yo, que no soy Zola, cuando he leído esto, se me ha puesto la carne de gallina. Me quedo con las andanzas de la chacha, de la Esme y del Toni.

  5. Es curioso como acabamos adorando hasta las peores manías del ser amado cuando ya no lo tenemos al lado 😦
    Tendríamos que aprender a disfrutar incluso de esos momentos “insoportables” por si algún día nos faltan 🙂
    Tafilete es quizá una palabra cursi al oído, pero con tanta personalidad y tan fina, que es bonito usarla 😀 😀

      1. De Andersen, pero tuya también. Es curioso cómo he hecho el trasvase sin darme cuenta.
        El tafilete marroqui es algo realmente especial.

  6. Qué bien has explicado lo de la nostalgia.
    Yo hace años que odio ir de compras y acompañada ni de coña. Ya todo es igual en todas partes y encima te arrancan un ojo de la cara.
    Besos

    1. A mí me pasa igual, no me gusta nada ir de compras y menos que me acompañen o acompañar. Lo de la nostalgia, sí, es curioso las extrañas cosas que se llegan a echar de menos.

  7. Ayer se me pasó por completo ese sentido de la nostalgia del caballero, que vuelve a visitar zapaterías, y que refleja el último párrafo. Son estos últimos comentarios los que muy bien lo resaltan -es que el tafilete me dejó en estado de shock-. Una de esas frases o escenas del cine que siempre se me quedaron grabadas, la protagoniza Robin Williams en El Indomable Will Hunting, quizá la conozcas o recuerdes (la reflexión). El psicólogo le cuenta al problemático y genial personaje que hace Matt Damon, que echa de menos a su mujer, ya muerta, y que extraña incluso los pedos que ella se tiraba en la cama y cosas así en teoría molestas o negativas. La añoranza, el amor, el perder a alguien y no valorar esas cosas en su momento. Encaja con lo hablado aquí. Señorita tafileta…

  8. Hay una canción que tiene unos mil años que dice; “lo mismo te echo de menos, lo mismo, que antes te echaba de más”. Y es que la ausencia marca la distancia, y lo que antes nos parecía asfixiantemente cercano ahora se nos hace insoportablemente lejano.
    Besos.

  9. Siempre me ha parecido que lo mismo que tafilete es a los zapatos, cabritilla es a los guantes que, en definitiva no dejan de ser zapatos para las manos. Así, tafilete y cabritilla, me parecen dos palabras bonitas y hermanadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s