Día: 26 mayo, 2016

¿Qué está pasando aquí?

Voy a entrar, me cuelo. Uf, qué alivio, he llegado antes, todavía no están ellos, los extraños, menos mal. Me refiero a esa familia de okupas que se nos ha colado en el blog, ¿pero quiénes son esos y qué hacen aquí? Que yo sepa no se han presentado. Una niñita, muy mona ella, empezó a contar su vida y, chúpate el perro, nos ha metido al padre, a la madre, a dos tías aragonesas,a las dos abuelas, a los cinco hermanos, a un primo tonto y, por si fuera poco, a las vecinas de arriba y de abajo.

Pero, ¿qué es esto?, si ni siquiera se han presentado, que digan su nombre al menos y así sabremos a quién dirigirnos. Para mí que se apellidan Fernández. Me estoy agobiando, os lo digo de verdad, y llamo a Eva para pedirle explicaciones y me manda por toda respuests el icono cara sonriente y la berenjena. Ayer a última hora también el calabacín. ¿Qué hago?, ¿pisto?

Porque digo yo, alguien que entre nuevo aquí, vaya al “sobre mí” y lea “me llamo Eva y me he puesto de empleada doméstica porque bla, bla, bla” y diga, ah, mira, el blog de una chacha, qué gracioso, me quedo. Y se quede y lea y vea que la que narra es una niña o, mejor dicho, una mujer que recuerda su infancia ¿qué pensará, que la que escribe es una niña chacha, lo cual es ilegal, o una chacha que recuerda cuando era niña? Me estoy liando.

Si la familia se va a quedar definitivamente, que la persona que administra el grupo, que ya empiezo a pensar que no es Eva, lo diga claramente y le cambie el nombre al blog. Así en el “sobre mi” que escriba, por ejemplo: ” soy una pesada y os voy a contar mi infancia hasta que me canse, lo deje a medias y luego os cuente otra cosa que me divierta más.” Porque eso es exactamente lo que está haciendo con nosotros, dejarnos tirados, qué perfidia.

Tengo pena. Pena por Eva, tan maja ella y acallada de golpe por la maligna en la sombra. Pena del Toni al que ha dejado filosofando en un sofá, de la Patricia llorando tras la puerta sin que nadie sepa por qué, del Jacobín haciéndose preguntas sin respuesta, de mí, Esmeralda y de los de Alpha Centauri. Bueno, de esos no, que dejan las cartas a medias.

Y la culpa de todo, ¿quién la tiene, acaso doña Marga la centenaria? Creo que ni siquiera ella es culpable. Porque también sospecho que estas historias no proceden de sus cuadernos, por mucho que debajo ponga el DM de marras para disimular. No termina de ser su estilo. Sí, pero no. Y no me cuadran las fechas, pero si esto nuevo parece “yo también fui a EGB” pero en cansino, no me digas.

Me gustaría saber qué va a pasar y creo que lo sé: nada. La familia okupa seguirá campando a sus anchas y nos sepultarán y nadie hablará de nosotros cuando hayamos muerto. Sí, ya, es el título de una peli, lo sé. Odio a los Fernández o como se llamen. Pero a mí no me desalojan tan fácilmente, ni a mí ni a los demás. No nos moverán. Que nos manden a los anti-disturbios, si se atreven. Me voy que oigo pasos. Seguiremos en contacto, estamos aquí, debajo de el familión. Adiós.